Querido Paseante, siempre eres bienvenido. Intenta escribir algún comentario a lo que leas, que eso me ayuda a conocerte mejor. He creado para ti un Libro de Visitas (La Opinión del Paseante) para que puedas firmar y añadir tus comentarios generales a este blog. Lo que te gusta, y lo que no. Lo que te gustaría ver comentado, y todo lo que tú quieras.


Pincha en el botón de la izquierda "Click Here - Sign my Guestbook" y el sistema te enlazará a otra ventana, donde introducir tus comentarios. Para volver al blog, utiliza la flecha "Atrás" (o equivalente) de tu navegador.


Recibo muchas visitas de países latinoamericanos (Chile, Argentina, México, Perú,...) pero no sé quiénes sois, ni lo que buscáis, ni si lo habéis encontrado. Un comentario (o una entrada en el Libro de Visitas) me ayudará a conoceros mejor.



viernes, 30 de diciembre de 2011

Fin de Año en Samoa

Este viernes, 30 de diciembre de 2011, nunca existirá en Samoa.
Samoa, un territorio en medio del Pacífico Sur
(Fuente: viajesoceania)

Cuando Phileas Fogg emprendió en Londres el viaje que le llevó alrededor del mundo, se desplazó todo el tiempo hacia el Este. Tuvo que ir adelantando su reloj, pero olvidó que en mitad del Pacífico existe la Línea Internacional del Cambio de Fecha (LICF). Por ello llegó a Londres, de vuelta, un día antes de lo que pensaba. Casi resignado a perder la apuesta, lo comprendió en el último momento y pudo reclamar su premio de 20.000 guineas, por haber cubierto el desafío en 80 días.

La LICF es una línea imaginaria, arbitraria y quebrada, que discurre por mitad del Océano Pacífico, de Norte a Sur. Va esquivando territorios, dejándolos a su derecha o a su izquierda. A la izquierda (al Oeste) de la LICF, los países son los primeros en saludar el nuevo día. Allí están Australia y Nueva Zelanda, o Japón. A su derecha (al Este), los países que son los últimos en despedir el viejo día.

En ocasiones como Nochevieja, eso tiene su importancia. En los telediarios del mediodía aquí del 31 de diciembre, ya podemos ver cómo han recibido al Año Nuevo en esos lugares. Uno de los señeros es la bahía de Sydney. Este año seguro que veremos imágenes de la bienvenida al año nuevo en Samoa.

Samoa es un pequeño territorio insular de 2.944 kilómetros cuadrados, en el Pacífico Sur, que se independizó de Nueva Zelanda en 1962. Su población total es de 177.714 habitantes. Es un estado miembro de la ONU y de la Commonwealth.

Su huso horario es UTC+13, mientras que las dos islas principales de Nueva Zelanda tienen el UTC+12. Esto significa que hasta este jueves, cuando en Samoa eran las nueve de la mañana del viernes, en Nueva Zelanda ya eran las 8 de la mañana del sábado.

Por criterios de afinidad con sus principales socios comerciales, Samoa ha decidido cruzar la LICF hacia el Oeste (realmente, desplazar la LICF hacia el Este de su territorio). Para ello ha tenido que comerse un día entero. El viernes 30 de Diciembre de 2011 jamás existirá en Samoa, ya que han pasado directamente del jueves al sábado.
Samoa, un paraíso tropical
(Fuente: globedia)

Desde hoy, pues, sólo habrá una hora de diferencia con Nueva Zelanda, pero del mismo día.

Otro pequeño territorio dependiente de Nueva Zelanda, Tokelau, ha tomado la misma decisión. Sólo consta de algunos atolones y un centenar de islotes, que totalizan no más de 10 kilómetros cuadrados y unos 1.466 habitantes.

Parece razonable que todos los territorios del Pacífico Sur se alineen, en cuanto a la LICF, de acuerdo con sus mayores afinidades (políticas, comerciales) con América (al Este de la LICF) o con Asia-Pacífico (Japón, China, Australia, Nueva Zelanda) al Oeste de la línea imaginaria.

De hecho, en la parte oriental del archipiélago geográfico de Samoa hay algunas islas con dependencia estadounidense que no han cambiado de día, para mantenerse más próximas a su metrópoli. 

Si tenéis que hacer alguna promesa que no queráis cumplir, fijadla para el viernes 30 de Diciembre de 2011 en Samoa. También es el día ideal para la devolución de las pequeñas deudas.

Esperemos que no nos toque salir de la crisis también ese día.

JMBA

jueves, 29 de diciembre de 2011

Las Celebraciones Navideñas

Cada familia se rige por sus propios automatismos para la celebración de las fiestas navideñas. Una rutina que sólo se altera por circunstancias externas: nacimientos, noviazgos, bodas, fallecimientos, enfermedades, ausencias...
Plaça de Francesc Macià, en plena Avenida Diagonal
de Barcelona
(JMBigas, Diciembre 2011)

Hay una fecha que es la elegida para el intercambio de regalos. La más tradicional en España ha sido siempre la de los Reyes Magos (el 6 de Enero), pero los aspectos prácticos (y la influencia anglosajona, dicho sea de paso) han llevado progresivamente a que sea cada vez más frecuente que la sesión de regalos sea la Nochebuena o el día de Navidad. Así, los niños pueden recibir sus juguetes al principio de sus vacaciones escolares, y darán menos guerra hasta su vuelta a los colegios, pasado Reyes.

Por Nochebuena, se celebra una cena en casa de los padres, o de los abuelos; la comida de Navidad en casa de uno de los hermanos; la comida del día de San Esteban (el Boxing Day anglosajón; el día siguiente a Navidad) es una invitación de otro abuelo en un restaurante; por Nochevieja cada cual se busca la vida; a la comida del Día de Año Nuevo se acude, resacoso, a casa de algún otro familiar; si los regalos son para Reyes, puede haber varias sesiones en las diferentes casas (abuelos, padres, tíos,...) desde la tarde/noche del día 5 hasta toda la jornada del día 6 de Enero. La circulación se hace pesada en el centro de la ciudad la mañana del día de Reyes, plagada de coches cargados de niños que van o vienen de buscar sus regalos en casa de los diversos familiares.
Jardines en la Avinguda de Pau Casals, Barcelona
(JMBigas, Diciembre 2011)

El día de Reyes marca el final del ciclo navideño. Unos días después empiezan de nuevo los colegios, y toca la travesía del invierno, con frío e incluso algunas nevadas, según los lugares.

En mi familia, el ciclo navideño se celebra en Barcelona, donde viven casi todos sus integrantes. A mí, que soy el raro que vive en Madrid, me toca realizar un par de viajes a Barcelona para celebrar primero la Navidad y luego el día de Reyes y el intercambio de regalos.

Hasta que murió mi padre, yo no sólo tenía casa en Barcelona, sino que tenía mi propia habitación, donde había vivido hasta los 28 años. Tras su fallecimiento, hace ya cuatro años por estas fechas, mis viajes navideños a Barcelona tienen un componente nuevo, ya que dispongo de algún tiempo para dedicarlo a hacer turismo en una ciudad que conocía bien, pero que no cesa de ofrecerme novedades, y me permite visitar enclaves de los que nunca frecuentas cuando vives ahí todos los días.
Monumento a Pau Casals, a la entrada del Turó Parc
(JMBigas, Diciembre 2011)

En los últimos años he aprovechado estas fiestas para visitar el Tibidabo, la montaña de Montjuïc, el teleférico del Puerto, el Parque Güell o la Sagrada Familia. Este año aproveché las mañanas del día de Navidad y de San Esteban para visitar el Turó Parc (del que os ofrezco aquí algunas fotos) y el Parque Joan Miró, junto a Las Arenas, o el Poble Espanyol, en las faldas de Montjuïc. De todo ello os ofreceré algunas colecciones de fotos y varias explicaciones en los próximos días o semanas.

Para viajar desde Madrid a Barcelona, sin llevar el coche, hay varias opciones, de las que las dos más cómodas son el AVE o el avión. Personalmente prefiero el AVE (siempre me han apasionado los ferrocarriles, y el viaje en AVE es una auténtica gozada), pero se nota demasiado que el servicio lo ofrece una única compañía, RENFE, y los precios acostumbran a ser desorbitantemente elevados. Por el contrario, el viaje en avión se puede conseguir a precios mucho más competitivos, ya que hay diversas compañías que ofrecen el servicio (IBERIA, Vueling, Spanair, Air Europa,...).
Plano del pequeño parque Turó Parc
(JMBigas, Diciembre 2011)

La opción más cómoda de vuelo es el Puente Aéreo de IBERIA (mínima antelación para el embarque, recogida del equipaje facturado en la cinta 00 del Terminal 1 del aeropuerto de Barcelona -al lado de la puerta de atraque del avión-), pero también es la más cara, con bastante diferencia. Da la sensación de que RENFE sólo pretende competir con esta opción, dados los precios que practica. En épocas festivas, el Puente Aéreo presenta algunos problemas, ya que disminuye la frecuencia de sus vuelos (a veces, dramáticamente) y desaparecen buena parte de sus ventajas habituales. Por el contrario, es la opción más económica si se dispone de puntos IBERIA Plus (hoy llamados Avios).
Estanque en el Turó Parc, distrito de Sarrià-Sant Gervasi,
Barcelona
(JMBigas, Diciembre 2011)

De hecho, prácticamente la única actividad que queda de IBERIA en el Aeropuerto de Barcelona es el enlace con Madrid. Una alternativa al Puente Aéreo son los vuelos programados que permiten el enlace de los viajeros desde (o hacia) Barcelona con los vuelos intercontinentales de la compañía, a América principalmente. Por eso a esta oferta se la conoce como Catalunya Intercontinental. Se trata de vuelos que tienen hasta cinco, seis o incluso más códigos compartidos (incluyendo algunos de otras compañías, como American Airlines, LAN Chile, Avianca o Aerolíneas Argentinas), entre los que acostumbra a haber uno que corresponde con el Puente Aéreo. Acostumbran a viajar al límite de su capacidad, y la mayoría de viajeros se desplazan junto a equipajes voluminosos (propio de los viajes a lugares lejanos).

De los, más o menos, 150 viajeros que pueden ir a bordo, habrá una veintena del Puente Aéreo, dos o tres docenas que viajan con código de vuelo Madrid-Barcelona (o viceversa) y el resto han enlazado (o enlazarán en destino) con vuelos intercontinentales en Madrid-Barajas.

En estos vuelos se acostumbra a conseguir la tarifa más atractiva de las disponibles. Este año, tanto para Navidad como para Reyes, conseguí una tarifa de unos 114 Euros para ida y vuelta, menos de la mitad que la habitual en el AVE Clase Turista. Y más barata, por cierto, que las del resto de compañías, cuando se incluyen todos los capítulos.
Uno de los buenos croissants de Oriol Balaguer
que se degustaron al final de la comida de Navidad
(JMBigas, Diciembre 2011)

Mi casa en Madrid está mucho más cerca del Aeropuerto que de la estación de Puerta de Atocha, por lo que el tiempo total de viaje entre mi casa y el destino final en Barcelona (o viceversa) acaba siendo del orden de las cuatro horas (o incluso algo más), independientemente de que viaje en avión (algo más de una hora de vuelo) o en AVE (unas dos horas y media para el trayecto directo). El viaje en coche toma prácticamente seis horas.

La víspera de Navidad, el sábado, me recogió mi hermano en el Aeropuerto y cenamos en su casa, con la frugalidad habitual. El domingo y el lunes comimos en casa de mi hermana, con los excesos también habituales. Acrecentados por algunas aportaciones que hice, en forma de unos caldos seleccionados de mi bodega (Chateau Grenouilles, Chablis Grand Cru; Mas Daumas Gassac 2008 tinto, Vin de Pays de l'Hérault; Champagne Brut Blanc de Blancs Le Mesnil Grand Cru) y de algo de bollería de degustación comprada esa misma mañana en la tienda-joyería de Oriol Balaguer en la Plaza de San Gregorio Taumaturgo, a un paso del Turó Parc.

El martes por la mañana me acompañó mi sobrino al Aeropuerto, y con ello se dio por finalizada la primera etapa de las celebraciones navideñas.

JMBA

viernes, 23 de diciembre de 2011

La Resaca del 22

Esta mañana recibí un correo electrónico muy amable de Loterías y Apuestas del Estado informándome, como si no lo supiera yo ya, de que los cinco números con los que participaba en el Sorteo de Navidad de este jueves no han resultado premiados. Por lo menos, afirman sentirlo.
Alegría en Grañén (Huesca) por la lluvia de millones
(Fuente: heraldo)

Este 22 de diciembre hemos vivido de nuevo las imágenes clásicas, de gentes anónimas descorchando champán barato por las calles de algún pueblo de España, para celebrar la lluvia de millones. Este año, el Gordo ha recaído en la comarca de Los Monegros, provincia de Huesca, especialmente en el pueblo de Grañén y otros de los alrededores. El Gordo está muy repartido. Y así adelante con los tópicos habituales.

Pero lo que realmente hace que estas imágenes sean clásicas es que siempre nos toca ver por televisión la alegría de otros. En fin, todos los proyectos que, más o menos detalladamente, habíamos pergeñado, deberán seguir esperando.

A mitad del sorteo, a las 11 de la mañana, se producía el juramento de los nuevos ministros en el Palacio de la Zarzuela. Sobrecarga informativa. Con la musiquilla habitual de los niños de San Ildefonso (veintitrés mil doscien...tos... quííínce --- miiiiiil eeeuroos) nos tocó cambiarle la letra por Soraaaya Sáááenz de Santa....maría  --- vicepresidenta primera del Goooooobierno y Ministra de laaaaa ... Presidenciaaaa.
El nuevo gobierno junto a SSMM, en el Palacio de la Zarzuela.
(Fuente: casareal)

No ha habido grandes sorpresas en el nuevo Gobierno. Excepto, quizá, el poder gigante que atesora Soraya, ya que además de todo lo anterior es Ministra Portavoz y el CNI (el servicio secreto español, si eso no fuera un contrasentido en este país de cotorras) pasa a depender de ella, y ya no de Defensa, como hasta ahora. O el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, básicamente un sociólogo, que no contaba en las quinielas. Por cierto, ¿Educación y Cultura son lo mismo? Creo que no, que Educación es lo que cuesta dinero, mientras que Cultura es lo que da dinero. Lo más relevante es que su corazón es merengue hasta la médula, según reconoce él mismo.

El nuevo titular de Exteriores, José Manuel García Margallo, también ha sido una relativa sorpresa. Con 67 años de edad, los últimos 17 ha ocupado plaza de europarlamentario. Parece un muy buen conocedor de los temas de su Ministerio. Un voto de confianza para él, cuya principal responsabilidad será la recuperación de la confianza en España como socio fiable, y la incorporación a la primera velocidad, lo que sea que esto acabe siendo. Veremos cómo lidia con los siempre espinosos temas de Cuba y Venezuela.

Retomamos algunos viejos conocidos de los Gobiernos de Aznar: Cristóbal Montoro en Hacienda y Administraciones Públicas; le tocará lidiar con los recortes de las administraciones (central, autonómica y local). Ana Pastor (médico y antigua Ministra de Sanidad) en Fomento (¿¿??), el Ministerio inversor por naturaleza, en tiempos de restricciones. O Miguel Arias Cañete, que vuelve a los cerditos, para ocuparse del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (que incluye también Ganadería y Pesca, aunque no estén en el título).

Vemos también en el nuevo Gobierno algunas caras muy conocidas del PP, que se han caracterizado por su absoluta fidelidad con Rajoy: Ana Mato (en Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad), responsable máxima de la campaña electoral que ha llevado al PP a disponer de mayoría absoluta, buena conocedora de los entresijos del aparato, y que consiguió salir relativamente airosa de algunos oscuros episodios conyugales de corrupción. José Manuel Soria, el canario clónico de Aznar, pero con más altura (física, se entiende), que se ocupará de Industria, Energía y Turismo, y le tocará lidiar de inmediato con el enojoso tema del recibo de la luz, y deberá dinamizar la mayor industria del país, el Turismo. Jorge Fernández Díaz, más del PP de Cataluña que catalán, que ocupará Interior, con la perlita de acompañar al fin de ETA y tener que lidiar con los movimientos de indignados.
Ruiz Gallardón, jurando su nuevo cargo.
(Fuente: publico)

Alberto Ruiz Gallardón ya es ministro, ya lo ha conseguido, y se ocupará de Justicia, con algunos marrones importantes por resolver. Abandona el cargo de Alcalde de Madrid, del que tomó posesión de nuevo hace unos pocos meses, y nos deja a los endeudados madrileños en manos de la primera alcaldesa de la historia: Ana Botella. Aparte de ser la esposa de Aznar (nadie es perfecto), resulta demasiado sectaria de la beatería para mi gusto, y nos ha brindado algunas perlas como la de las manzanas y las peras (creo recordar) para ilustrar el problema de la homosexualidad.

Pedro Morenés sustituye a Carme Chacón al frente de Defensa. Relativamente desconocido para el gran público, parece ser buen conocedor de la industria de la Defensa, lo que constituye unas credenciales, pero no sé muy bien si positivas o negativas.

Fátima Báñez se hace cargo de la piruleta envenenada por cinco millones de desempleados que es el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Quienes la conocen, la tienen por buena conocedora del tema, dialogante y muy trabajadora. Deseémosle suerte, que la va a necesitar. Parece próxima de la Patronal, pero es apreciada también por los Sindicatos.

Y seguramente el nombramiento más polémico ha sido el de responsable del nuevo Ministerio de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. Este hombre formó parte de la cúpula directiva de Lehman Brothers en Europa, y se desconfía profundamente de que haya sido parte (importante) del problema y ahora pueda ser parte (importante) de la solución. Veremos.

Las críticas que hemos oído del PSOE al nuevo gobierno hacen énfasis en la no paridad entre hombres y mujeres. Este es uno de los tics que peor llevo de los socialistas de los últimos tiempos. Porque la Igualdad debe ser de Oportunidades, y las cuotas ni llevan a ninguna parte, ni aportan per se una mayor justicia.  

En 100 días estaremos a finales de Marzo. Habrán pasado las elecciones andaluzas y el nuevo Gobierno tendrá que presentar los Presupuestos para el 2012 en el Congreso. Ahí caerán las últimas máscaras, y veremos de verdad lo que Rajoy y su gobierno están dispuestos a hacer. Mientras tanto, démosle al nuevo gobierno y a su Presidente la confianza que se merecen, tras el éxito electoral del PP el pasado 20-N.
Manifiesto "Mucho PSOE por hacer".
(Fuente: republica)

También coincidiendo con los niños de San Ildefonso (nunca les habían disputado tanto el protagonismo un 22 de diciembre) el PSOE está en llamas. Sus últimos Ministros ya han dejado de serlo (en un traspaso de poderes que es de justicia reconocer que se ha producido con señorío y entre algodones), y los Secretarios y demás cargos de confianza seguramente cesarán hoy tras el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno. Muchos parados para tan poco partido como ha quedado tras el 20-N. Manifiestos de Chacón y otros para la refundación del partido, dando preferencia a las ideas que a las personas; y contramanifiesto de altos cargos de la administración Zapatero defendiendo su gestión. Las dos posturas puede que sean nobles y (relativamente) desinteresadas, pero conviene no olvidar que las urnas el 20-N le dieron al PSOE el peor castigo electoral de su historia, y muchas cosas deben pensarse de nuevo y reconstruirse o construirse desde la (casi) nada.
Soraya Rodríguez, alma impulsora del contramanifiesto
"Yo sí estuve allí"
(Fuente: elpais)

Creo que España necesita a un PSOE mucho más fuerte de lo que está hoy. Confiemos en que el Congreso de Febrero será una catarsis profunda en el seno del partido, y que le ponga alas para la travesía del desierto que les espera. Porque Rubalcaba, tras los últimos revolcones ya está más para jugar a la petanca con sus nietos, si los tuviera, que para otras aventuras. Y la evidente ambición de que ha hecho gala Carme Chacón quizá la ha quemado más de lo que sería deseable. Posiblemente haga falta sangre incluso más nueva para revitalizar al Partido. Algunos hablan de Eduardo Madina. Yo insisto en que me gustan mucho las maneras y la aproximación intelectual de Fernández Vara, pero ignoro cuáles son sus aspiraciones y si su ambición desborda el contexto de Extremadura, o no.

En resumen, un 22 de Diciembre en que los niños de la Lotería y los del champán barato en la calle no han sido los únicos protagonistas. Están animadas las cosas como para tomarse el turrón y el cava con tranquilidad. Desde luego, no parece que los políticos este año se puedan tomar descanso más allá del necesario reposo de los vapores etílicos de la cena de Nochebuena o de la comida de Navidad.

Y, mientras tanto, Loterías y Apuestas del Estado se lamenta de que los números que yo jugaba en el Sorteo de Navidad no hayan resultado premiados.

Pese a tener aprobada la oposición para millonario, tendré que seguir a la espera de plaza.

JMBA

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Las Trampujas de Rajoy

Afrontar un debate de investidura sabiendo que, hagas lo que hagas y digas lo que digas, vas a conseguir la confianza de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (tu propio grupo parlamentario, por lo menos) es una ventaja enorme a la hora de preparar el discurso.
Zapatero saluda a Rajoy en el Congreso, tras la votación
de investidura.
(Reuters; Autor: Sergio Pérez; Fuente: lainformacion)

Rajoy estuvo bien, correcto, con pose ya de Presidente del Gobierno. Pero, como en la propia campaña electoral, extremadamente reservón. Para empezar, de lo primero que hará el nuevo gobierno será prorrogar los Presupuestos de 2011. Y el único compromiso parece ser el de presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2012 antes de final de Marzo. Después de las elecciones andaluzas, no fuera a ser que se les complicara la mayoría absoluta en la Tierra de María Santísima.

Habló de una reducción en el presupuesto de 16.500 millones de Euros, para cumplir los compromisos de reducción de déficit, pero sujeto a la que vaya a ser la cifra final de déficit del Estado para 2011. No dio ningún detalle sobre las partidas que se recortarán, más allá de afirmaciones vagas y genéricas de adelgazamiento de la estructura de la Administración Pública.

Por otra parte, también habló de diversas ventajas fiscales que pretende aportar para favorecer a los emprendedores e, indirectamente, a lo que podría ser creación de empleo. Pérez Rubalcaba evaluó por encima las ventajas propuestas en unos 10.000 millones de Euros. En total, pues, parecería haber necesidad de reducir los gastos del Estado en unos 26bn€. Y no dio ninguna pista de hacia dónde dirigirá el hacha vengadora. De hecho, parece que Bruselas ya le está exigiendo concreción en las medidas que va a adoptar.

Más allá de su recuerdo inicial a las víctimas del terrorismo, su discurso no incluyó ninguna pista sobre los siguientes pasos que el Gobierno tendrá que acometer para acompañar al final de ETA (esperemos que, esta vez, no sea un espejismo). Tampoco habló para nada de la aproximación que el nuevo gobierno va a tener hacia el Estado de las Autonomías, y no hizo ninguna manifestación sobre una actitud decidida contra la corrupción.
Iñaki Antigüedad, diputado de Amaiur por
Vizcaya, durante su discurso.
(AFP; Fuente: elcomercio)

Algunos de esos temas acabaron saliendo en el debate con los grupos minoritarios, pero Rajoy los ventiló sin dar demasiadas pistas.

En resumen, un debate que, por el planteamiento del candidato, no estaba destinado a convencer a nadie. Era un puro trámite, porque venía suficientemente apoyado de casa. Al final, consiguió los votos de su propio Grupo parlamentario del Partido Popular, así como de los diputados de UPN (integrado en el Grupo Mixto, aunque acudieron a las elecciones en coalición con el PP; treta para que el diputado navarro pueda hablar en el Congreso, aunque sea unos pocos minutos) y el diputado de Foro Asturias, que dejó claro que apoyaba al candidato a cambio de nada, no fuera a haber sospechas de venalidad de cualquier tipo.

Por el contrario, otras fuerzas próximas (como CiU) votaron en contra de la investidura, y casi con un portazo. Amaiur vino a decir que la elección de un Presidente del Gobierno de España ni les va ni les viene, y se abstuvieron. Y lo mismo hizo el PNV, supongo que para poder vender caro su apoyo más adelante, cuando se requiera.

Quedó claro que el Grupo Mixto, tal y como ha quedado configurado tras la negativa de la Mesa a que Amaiur pudiera tener su propio grupo, resulta inviable. Las intervenciones de los diputados del Grupo Mixto fueron a uña de caballo, y algun@ hubo que poco más pudo decir que Señoras y señores diputados ... eso es todo. El escaso tiempo del que dispone en plenos de este tipo el Grupo Mixto no puede dividirse ad infinitum. Creo que es urgente darle una vuelta al tema, incluso, a lo mejor, con alguna modificación en el Reglamento del Congreso. Creo que sería bueno que Amaiur dispusiera de su propio grupo parlamentario. En su defecto, quizá habría que desdoblarlo en Grupo Mixto 1 y 2, para evitar enojosas situaciones como las que se vivieron ayer en la Carrera de San Jerónimo.

Hay que tener en cuenta que, provisionalmente, los tres diputados de ERC (por razones nutritivas) se han integrado provisionalmente en el Grupo de la Izquierda Plural, pero ya han solicitado su pase al Mixto. Alfred Bosch al final no pudo intervenir en el Pleno, pero no perdió ocasión, cada vez que pilló cerca un micrófono, de dar portazos a la tendencia españolista y centralista de Rajoy, con su mueca característica de sufrir del estómago.
Uxue Barkos, diputada de Geroa Bai por Navarra, durante
su intervención ante el Pleno.
(EFE; Fuente: deia)

Ante diversos comentarios sobre las maldades inherentes de la actual Ley Electoral, Rajoy respondió con un par de obviedades. Por una parte, recriminó a Rosa Díez que se queje ahora (que lidera un partido minoritario), cuando estuvo confortable durante su etapa en el PSOE. Y a otro diputado le dijo que no se queje de tener muy poco tiempo para exponer sus ideas, porque en el Grupo Popular hay 183 diputados que no han abierto la boca durante el día y medio del Debate de Investidura.

Existe otro efecto perverso de la distribución de los grupos parlamentarios. Las únicas voces que se oyen en este tipo de Plenos que hablen de Galicia, de Canarias, de Aragón o de Navarra son las del Grupo Mixto (o los minoritarios dentro del Grupo de la Izquierda Plural) al final de la sesión. Hay 23 diputados elegidos por Galicia (15 PP; 6 PSOE; 2 BNG), pero la única voz de Galicia en el Congreso parece ser la de Francisco Jorquera (BNG). Hay 15 diputados elegidos por Canarias (9 PP; 4 PSOE; 2 CC), pero la única voz que habla de Canarias en el Congreso es la de Ana María Oramas (CC). Hay 13 diputados elegidos por Aragón (8 PP/PAR, 4 PSOE, 1 CHA), pero la única voz que se oye hablando de Aragón es la de Chesús Yuste (de la Chunta Aragonesista, integrada en la Izquierda Plural).

De los 33 diputados elegidos por la Comunidad Valenciana (20 PP; 10 PSOE; 1 UPyD; 1 EUPV/IU; 1 Compromís/EQUO) parece que el único que está en el Congreso para defender su Comunidad es el solitario diputado de Compromís, integrado en el Grupo Mixto.

Un caso más singular es el de Navarra. Hay cinco diputados elegidos por esta Comunidad Foral (2 UPN/PP; 1 PSOE; 1 Amaiur; 1 Geroa Bai). A la diputada Uxue Barkos (Geroa Bai) siempre se la oye, aunque sólo sea unos pocos minutos (Grupo Mixto). Y uno de los diputados de la coalición UPN/PP también se ha integrado en el Grupo Mixto. Con lo que se oyeron dos voces hablando de Navarra en este Pleno. La tercera (el diputado de Amaiur) no se oyó, ya que solamente habló el diputado por Bizkaia Iñaki Antigüedad. Y, por supuesto, los otros dos diputados (PP y PSOE) formaron parte de la gran mayoría silenciosa.

Y el caso extremo, para mí, es el atraco cometido contra el grupo de Amaiur, con siete diputados (2 por Vizcaya/Bizkaia; 3 por Guipúzcoa/Gipuzkoa; 1 por Álava/Araba y 1 por Navarra/Nafarroa). La condición reglamentaria para que una formación que sólo se presente en algunas circunscripciones pueda formar Grupo Parlamentario es que tenga cinco o más diputados, y que haya conseguido más del 15% de los votos en cada una de las circunscripciones en las que se presentó. Lógicamente, estas condiciones las cumplen tanto CiU como el PNV, y cada uno ha obtenido su propio Grupo Parlamentario.
Alfred Bosch, de ERC, no pudo hablar en el Pleno, pero sí lo
hizo ante los periodistas.
(Fuente: lavozdeasturias)

Amaiur, por su parte, obtuvo el 34,80% de los votos en Gipuzkoa; el 19,21% en Bizkaia; el 19,11% en Araba; y (ay, ay, ay) solamente el 14,86% en Navarra/Nafarroa. Nos gustará más o menos lo que defienden, su postura y su actitud, pero están legal y legítimamente en el Congreso de los Diputados, aupados por los votos de los ciudadanos (como todos los demás, por cierto). Que esas 14 centésimas de fallo en Navarra le haya llevado a la Mesa del Congreso a arrojarles al Grupo Mixto es un castigo para Amaiur, pero también para el resto de fuerzas realmente minoritarias que lo conforman. Con esas cifras (insisto, gusten o no, son la expresión de la voluntad popular) Amaiur debe tener su propio Grupo Parlamentario con 7 diputados (dicho sea de paso, más diputados que UPyD o el PNV). Un Reglamento nunca debería ser argumento suficiente para impedir lo que el sentido común sugiere.

En resumen, Mariano Rajoy consiguió la confianza de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (los 185 de su Grupo Parlamentario, más los diputados de UPN y Foro Asturias) en un pleno de puro trámite (y se notó demasiado, para mi gusto), y este miércoles ha jurado el puesto de Presidente del Gobierno ante el Rey y otras autoridades del Estado, en el Palacio de la Zarzuela. 

Para esta tarde/noche se espera que haga públicos los nombres de los que van a ser sus Ministros. A partir de mañana debe empezar a gobernar, y sus decisiones se publicarán en el BOE. Tendremos que ir viendo todo lo que, hasta ahora, nos ha ocultado respecto a sus intenciones. Tanto en la campaña electoral como en el propio Pleno de Investidura.

Nos queda confiar en pillar un buen pellizco del Sorteo de Navidad de la Lotería Nacional de este jueves.

Porque, si no, nos esperan tiempos oscuros, me temo.

JMBA

martes, 20 de diciembre de 2011

Con los mejores deseos para 2012

Este año he recuperado una fotografía antigua (de Agosto de 1988), tomada en Nueva York, con ocasión de mi segunda visita a esa fascinante ciudad. Apoyado en la borda del ferry a Liberty Island, el escenario ilustra un trozo de la ciudad que ya es historia: las Torres Gemelas se erguían orgullosas, ignorantes de su futuro. En estos tiempos en que parece que todo a nuestro alrededor cambia y seguirá cambiando; en que cada día parece estrenar un nuevo ciclo; en que nos cuesta no hablar de la crisis veinte veces al día; valga esta imagen del pasado para convencernos de que, pese a todos los cambios que a veces nos cuesta digerir, debemos mantener nuestras ilusiones, nuestros mejores deseos y, sobre todo, la esperanza.

Que todo cambie no debe impedirnos seguir luchando para que ese cambio siempre sea a mejor.




Aquest any he recuperat una antiga fotografia (d'Agost del 1988), presa a Nova York, a la meva segona visita a aquella fascinant ciutat. Apoyat a la barana del ferry que porta a Liberty Island, l'escenari de fons il.lustra un troç de la ciutat que ja és història: les Torres Bessones s'alçaven orgulloses, ignorants del seu destí. En aquests temps en que sembla que tot al nostre voltant canvia i seguirà canviant; en que cada dia sembla que començi un nou cicle; en que ens costa no parlar de la crisi vint vegades al dia; valgui aquesta imatge del pasat per convèncer-nos de que, malgrat tots els canvis que de vegades ens consta pair, tenim que mantenir les nostres il.lusions, els nostres millors desitjos i, sobretot, l'esperança.

Que tot canvii no ens ha d'impedir seguir lluitant per a que aquest canvi sempre sigui a millor.





This year I have retrieved an old photography (August 1988), taken in New York, during my second visit to such an exciting city. On board of the ferry to Liberty Island, the background shows a piece of the city that is already a part of its history: Twin Towers raised with arrogancy, ignoring how their future was going to be. Nowadays, when everything around us is changing and it looks like it is not going to stop changing; when it seems to be that every day a new cycle starts; when we are unable to refrain from talking about crisis twenty times a day; let this image of the past to convince us that, in spite of so many changes that sometimes are tough to be accepted, we must keep our illusions alive, we must stick on our best wishes and, above all, the hope to rule our lives.

The fact of everything changing must not prevent us from fighting this change to be always an improvement.



JMBA

lunes, 19 de diciembre de 2011

Almuerzos y Cenas de Hermandad

Este período prenavideño es abundante en citas para celebrar almuerzos o cenas de hermandad con toda clase de colectivos con los que nos relacionamos habitualmente, o nos hemos relacionado en el pasado.
Imagen añeja de una cena de hermandad
(Fuente: vn-62-64

Hace años, cuando las empresas podían disponer de presupuestos boyantes para remunerar a sus empleados, era habitual que se celebraran cenas de empresa, que cada vez van siendo más raras e inhabituales. En esas cenas (pagadas por la empresa, repito; los más jóvenes igual no me creerán), se invitaba a todos los empleados y, muy a menudo, también a sus cónyuges, parejas, novi@s, amig@s; en resumen, a los que los anglosajones llaman muy cucamente "relevant others". El Lote de Navidad ya se había recogido o recibido unos días antes, pero en esas cenas era habitual que hubiera obsequios para los empleados y sus parejas, especialmente cuando se celebraba algún aniversario significativo de la empresa. Recuerdo haber asistido a alguna en la que se gastó un presupuesto que hoy todo el mundo consideraría obsceno.

Prácticamente condenadas esas celebraciones a habitar solamente en el recuerdo, los empleados se han ido espabilando para celebrar comidas ya no de empresa, sino más bien de departamento o sección; es decir, en más petit comité. Donde cada cual paga su parte; se paga a escote. Muchos de estos almuerzos (más que cenas) acaban languideciendo. Sólo asisten los empleados (sin relevant others) y muchos están acostumbrados a comer juntos durante todo el año algún Menú del Día a precio fijo y económico, y un día al año se multiplica el presupuesto diario por cuatro o por cinco, a cambio de un almuerzo presuntamente festivo, que raramente ofrece de verdad lo que promete. Y donde siempre acostumbra a haber algun@ que bebe más de la cuenta, y empieza a desbarrar.

Pero la tradición de las comilonas navideñas desborda el ámbito de la empresa y de los compañeros de trabajo. Muchos otros colectivos, formales o informales, organizan también sus celebraciones anuales aprovechando la proximidad de la Navidad, como hito que obliga a todo el mundo a la alegría (aunque sea forzada) y al dispendio con retorno limitado. Celebran comidas o cenas los antiguos colegas de trabajo de uno u otro departamento de cierta empresa, por ejemplo. Con el paso del tiempo, los asistentes van acumulando años de edad, y las cenas se convierten en consultorios médicos, donde se rivaliza por contar y recontar las operaciones quirúrgicas más arriesgadas, y se compite por los fármacos que hay que ingerir con regularidad.

Por estas fechas se celebran también muchas comilonas de compañeros de promoción en la Universidad, o de quinta en la mili; o también del club de los que les gusta mirar el cielo de noche en Zamora (un suponer).

Los comensales asisten impávidos, año tras año, al progresivo deterioro físico de sus compañeros, que se ve reflejado en el propio, siempre ignorado salvo en estas ocasiones señaladas. Si se realizan fotografías que luego circulan, las críticas (más o menos públicas o privadas) abundan, en el sentido de que Fulano está ya muy mayor, Zutano ya es abuelo y se le nota, o Menganita hay que ver lo que fue y a lo que ha llegado.

En las cenas de ex-colegas, los primeros años se rivaliza por intentar demostrar que a uno le ha ido mucho mejor que a los demás, que ha conseguido un puestazo y gana dinero a raudales. Los que son conscientes de que no les ha ido especialmente bien, a menudo ni asisten a la cena, y dan cualquier excusa, citándose, eso sí, para el año siguiente. Con el paso del tiempo, la única rivalidad que va quedando es por ver quién consiguió un mejor paquete de indemnización para pasar al paro a los taytantos, o quién conserva mejor el pelo, y si no es cano quién utiliza el mejor tinte; queda constancia de quién ha engordado por dejadez, o quién ha adelgazado y presenta un aspecto enfermizo. Porque con los años, nadie conserva su peso habitual. O se engorda (que es lo natural, si la dieta, el ejercicio o la enfermedad no lo trunca), o se adelgaza (por una dieta motivada por un susto de los médicos, o por enfermedad), pero ya no por motivos estéticos.
Imagen de una de esas cenas de empresa que hacían
furor a finales de los 80. El bigote me lo afeité en
Agosto de 2002.
(Fototeca de JMBigas)

Todas estas celebraciones forman parte de lo que los medios denominan gasto navideño, y es un balón de oxígeno para la hostelería en general, que a menudo se excede en la fijación de precios abusivos.

Afortunadamente, acaba llegando la Navidad y se interrumpe este ciclo de celebraciones y reencuentros, no siempre deseados o anhelados. En las semanas entre Navidad y Año Nuevo, y luego hasta Reyes, todavía menudean algunas comidas entre amigos, amiguetes, coleguitas o ex-colegas, que frecuentemente sólo se ven una vez al año. Los temas de conversación se centran en recordar lo bien que lo pasábamos, y se ignora deliberadamente que los caminos cimbreantes de la vida nos han puesto a cada uno en posiciones familiares, laborales, económicas y/o sociales discordantes.

Esas ya casi desaparecidas cenas de empresa eran, ciertamente, compromisos sociales, y el que las esquivaba habitualmente era mal visto por los demás y por la dirección. También se estaba obligado a escuchar algún discurso, no siempre atrayente; y a menudo se vivían escenas de tensión si la empresa hacía algún regalo valioso, especialmente para los que habían invitado a la cena a una amiga que intentaban promocionar a novieta (María, ya te estás quitando el reloj, que es para mi madre).
(Fuente: 20minutos)

Pero todas estas celebraciones de hermandad son absolutamente voluntarias, y cada cual sólo paga su parte si asiste. Mi recomendación es que os limitéis a asistir a las comidas o cenas que realmente os hagan ilusión; a aquellas en las que podréis compartir mesa y mantel con gente que os importa. Y prescindid del resto; buscad una excusa, o ninguna, pero no perdáis el tiempo.

Además, cuando se reúnen más de seis personas en torno a una mesa, no hay intercambio de todos con todos. Se establecen conversaciones separadas y acabas con la sensación de que sólo has hablado con tres o cuatro (los que tenías al lado en la mesa), y la promesa para el año siguiente de llegar con más antelación para poder escoger al lado de quién nos apetece sentarnos.

Hace años, cuando todos éramos más jóvenes, tras la cena siempre quedaba un núcleo duro que proseguía la fiesta hasta la madrugada, muy habitualmente con una visita de rigor al karaoke (ese lugar donde siempre se pasa vergüenza -propia y ajena- y que sólo se visita en estado etílico). Pero el paso del tiempo, la responsabilidad, los problemas económicos y los crecientes controles de alcoholemia provocan que, durante la cena, se beba vino con moderación y, tras la cena, cada cual se vuelve a su casa como ánima perseguida por el diablo.

Pero, cuando se acerca Navidad, los almuerzos y cenas de hermandad son una tradición tan enraizada como el Sorteo de Lotería, o las luces en las calles, o los árboles engalanados, o los belenes de todo tipo.

Hay que celebrarlas para comprobar que seguimos vivos.

JMBA

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Indignación Popular: Mouseland

Estoy ya cansado de recibir, de forma repetitiva y reiterativa, correos repletos de mayúsculas de todos los colores, con propuestas a menudo descabelladas, que reportarían ahorros gigantes a las Arcas Públicas (nunca demostrados) y que evitarían tener que congelar las pensiones o bajar los salarios públicos. Básicamente, se proponen medidas en contra de lo que se entienden como privilegios de los políticos.
Ejemplo de los correos que cito.

La mayoría de esos correos carecen por completo de ningún tipo de rigor, y se limitan a ser gritos de indignación. Por ejemplo, decir que la desaparición del Senado supondría un ahorro de 2.500 Millones de Euros no es ni siquiera una aberración. Es, simplemente, falso.

Creo llegado el momento de retomar la fábula de Mouseland (Tierra de Ratones). Como os contaba hace unos meses, esta historia la explicaba el político socialdemócrata canadiense Tommy Douglas. En esencia, se trata de hacer ver que habitamos una Tierra de Ratones, donde los ratones (nosotros mismos) acudimos cada cuatro años a las urnas para elegir, una y otra vez, a gatos para que nos gobiernen. Cuando las cosas van mal, cambiamos de los gatos blancos a los negros (¿azules y rojos?), o incluso a los que son mitad blancos y mitad negros. Pero siempre los gatos desarrollan leyes buenas... ¡para los gatos!.

Según Tommy Douglas, a esa Tierra de Ratones llegó un día un ratón nuevo, que propuso que a partir de entonces se escogiera a un ratón para gobernar. Pero le llamaron comunista y le encarcelaron.

Al hilo de esa fábula, está circulando por Internet una propuesta que creo que merece un poco de atención. Tenéis su redacción actual aquí. Creo que el principio de funcionamiento que plantea es bastante correcto, si bien a la declinación detallada posiblemente haya que darle unas vueltas.

La propuesta es que cada vez que se convoquen Elecciones Generales (al menos, cada cuatro años), los votantes se enfrenten a una tercera urna, en la que deberían depositar su calificación a los gobernantes en el ejercicio anterior (de 0 á 10), en función de su grado de satisfacción con ellos.

Si la calificación global fuera de SUSPENSO, se emplazaría una nueva consulta de calificación para un año después. En la siguiente consulta, se pediría una calificación por separado de los diversos órganos del gobierno (Congreso de los Diputados, incluyendo a los miembros del Gobierno, Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial y Consejo Económico y Social). Si la valoración general siguiera siendo inferior a 5 (suspenso), se aplicaría hasta la siguiente consulta la medida de limitar la cantidad máxima que cualquier persona pudiera recibir por herencia o donación a 5.000 veces el Salario Mínimo Interprofesional (con las cifras actuales, unos 38 Millones de Euros). Se entiende que el excedente de esta cantidad pasaría directamente a las Arcas Públicas. Se trata de un castigo a lo que más les duele a los gatos.
Juan Roig, Presidente de Mercadona.
(Fuente: biografiasyvidas)

Respecto a las instituciones que hubieran obtenido un suspenso, se cesaría de modo automático a todos sus miembros que hubieran tenido responsabilidad en su gobierno durante el período anterior, con incapacitación para ocupar cargo público y estando su patrimonio sujeto a posible revisión durante los 20 años siguientes.

Por el contrario, si la calificación fuera más elevada (aprobado, notable, sobresaliente), se podría arbitrar un escalado de forma que sus retribuciones en ese período se aumentaran en una cierta proporción, de acuerdo a la nota obtenida, como remuneración por haber conseguido la satisfacción de los ratones.

Con ello se le daría una mayor utilidad al voto, y con seguridad se podrían conseguir unas tasas de abstención mucho menores. Y también reduciría la frustración que le produce al ciudadano el votar a unos (sin ninguna convicción) solamente para sustituir a otros que lo hicieron muy mal o que gobernaron contra los ratones.

Me gusta el concepto, aunque desconozco su viabilidad y si se trata puramente de una visión utópica. Evidentemente, hay que trabajar y refinar los detalles. Echadle un vistazo a la propuesta, que resulta refrescante en esta época de lágrimas, penas y frustraciones.

Desde hace muchos años, el presidente (y dueño) de Mercadona, Juan Roig, acuñó una frase-eslógan para todos sus empleados: Vuestro Jefe es el Cliente. Toda una declaración de intenciones. Por cierto, en medio de la crisis general, extremadamente sensible en su sector de actividad, Mercadona aumentó su facturación un 6% en 2010 y su beneficio neto un 47%. Parece que esa dedicación rinde ganancias.

El objetivo es conseguir que todos los políticos (y funcionarios públicos) tengan grabado a fuego y marque toda su actividad diaria una frase del estilo de Tu Jefe es el Ciudadano. Los anglosajones engloban a todas esas categorías de una forma muy clarita: Public Servants (Servidores Públicos). Una simple denominación que define nítidamente cuál debe ser su orientación.

Gatos, trabajáis por y para los Ratones. No lo olvidéis.

JMBA

viernes, 9 de diciembre de 2011

La Tormenta mantiene aislado al Continente

La conclusión más inmediata de la Cumbre de Bruselas celebrada estos días es que todos los países de la Eurozona, y la mayoría del resto de países de la Unión Europea, han acordado poner en marcha un acuerdo intergubernamental para reforzar la política fiscal común y la disciplina presupuestaria y, en definitiva, reforzar la credibilidad del Euro en los mercados internacionales.
David Cameron, en Bruselas, este viernes.
(Reuters; Fuente: ABC)

Como parecía cantado, el Reino Unido se ha situado al margen del resto. Hemos oído a David Cameron afirmar de nuevo que nunca estaremos en el Euro y algunas otras manifestaciones del clásico euroescepticismo de los británicos en general y de los tories más en particular. En definitiva, un rechazo frontal a cualquier sacrificio de su soberanía nacional en favor de instituciones europeas. De hecho, ya ha recibido las primeras críticas internas procedentes del campo del laborismo. Pero los sondeos populares tienden a indicar que una mayoría de los ciudadanos británicos son euroescépticos.

Podemos pensar que esta actitud no constituye noticia ni novedad. Este euroescepticismo es esperable en un país que sigue llamando English Channel al Canal de la Mancha, y en el que el mensaje clásico de los meteorólogos ante las perturbaciones que dificultaban la navegación en el Canal era que la tormenta mantiene aislado al Continente. Una concepción insulo-céntrica del mundo.

Es conocido que el Reino Unido interioriza con orgullo su insularidad, y refuerza de una manera muy singular su sentimiento nacional. Mientras que Francia está condenada a entenderse con Alemania (tiene fronteras comunes, e incluso zonas importantes del noreste del país que estuvieron bajo gobierno alemán en el último siglo), Inglaterra (el Reino Unido) puede contemplar el tema a mucha mayor distancia por su propia insularidad. Puede mirarse al Continente por encima del English Channel.
Esta ha sido la última Cumbre Europea a la que ha asistido
José Luis Rodríguez Zapatero como
Presidente del Gobierno en funciones
(Gtres; Fuente: cuatro)

Todo eso es bien conocido, y cualquier viajero continental al Reino Unido lo ha podido verificar, vivir y compartir. Ya lo he contado en alguna otra ocasión, pero la sensación que tuve al visitar Londres y otras zonas del Reino Unido por primera vez en 1977 fue la de llegar a un mundo distinto. Donde, aparte de algunas diferencias muy evidentes (como la conducción por la izquierda, claro) había otras diferencias muy sintomáticas de que la evolución de la sociedad en el período tras la Segunda Guerra Mundial había sido sensiblemente diferente que la seguida por otros países del Continente. Una cosa que me chocó sobremanera por su significación de la diferencia fue que, en ese momento, no existía el agua mineral embotellada como producto comercial en el país.

Algo más tarde, el Reino Unido desarrolló un cierto sucursalismo de Estados Unidos. Mi sensación en el Londres de los 80 era la de intentar ser una sucursal de Nueva York. Bueno, a fin de cuentas un cierto colonialismo de ida y vuelta. Pero luego recuperó sus esencias más propias, y se convirtió en el portal natural de acceso de los Estados Unidos a la Unión Europea.

Por supuesto que muchas cosas han cambiado, incluso en el Reino Unido, desde esa época. En particular, se ha reforzado sobremanera el eje USA-UK, mucho más que el sentimiento europeísta de los británicos. Reagan-Thatcher en su momento, o Bush-Blair mucho más recientemente, han formado un frente mucho más unido que la integración del Reino Unido en la Unión Europea.
Nicolas Sarkozy, que parece que tuvo un airado
enfrentamiento con Cameron en la noche de Bruselas
(Fuente: elperiodico)

La insularidad  (como concepto social) y la relativa reticencia del británico medio a la integración europea son ciertas. Los conservadores, en particular, (los tories), siempre han sido euroescépticos, y David Cameron está gobernando en el Reino Unido desde la primavera del 2010. En su momento, el Reino Unido tomó el camino de mantener su moneda nacional y no integrarse en el Euro. Parece que esta pasada noche de negociaciones en Bruselas, hubo algunos ásperos intercambios verbales entre Cameron y Sarkozy, al hilo del orgullo británico por no estar en la Eurozona.

Pero tras la posición del Reino Unido en esta Cumbre tan trascendente hay otro hecho que posiblemente pese más que todas esas tradiciones y sentimientos sociales. En 2008, el peso del sector financiero en el PIB del Reino Unido fue del 24%, muy por encima de su peso en el resto de países de la UE. Sólo la actividad financiera de la City londinense aporta un 10% al PIB británico. Se dice que en la City londinense podría realizarse hasta el 70% del comercio mundial de bonos y más de la mitad del comercio de capitales. La decisión de Cameron de no sumarse a sus colegas del resto de países de la UE debe entenderse como la defensa a ultranza de esta posición preponderante del sector financiero en la economía de su país.

En otras palabras, podemos llegar a entender que, lo mismo que el sector financiero de los Estados Unidos, el sector financiero del Reino Unido ha sido parte del problema en el origen de esta crisis profundísima con la que estamos luchando desde hace ya tres años largos. Y ser parte del problema inhabilita la posibilidad de ser parte de la solución. Uno de los objetivos, precisamente, del acuerdo de Bruselas es imponer regulaciones más estrictas al sector financiero. Lo que se visualiza desde el Reino Unido como un ataque directo a su línea de flotación. Y con las cosas de comer, los políticos no deben jugar.

Nicolas Sarkozy, en su discurso presidencial del pasado viernes en Toulon, hacía un diagnóstico me pareció que bastante certero del origen de la crisis económica que estamos viviendo. Aunque no la citó explícitamente, en sus palabras sobrevolaba la City como parte del problema. Esa convicción parece haber provocado un choque de trenes la noche del jueves en las salas de Bruselas.
La City londinense, en el origen de la espantada del
Reino Unido en Bruselas.
(Fuente: ernestogarcialopez)

La situación económica del Reino Unido no es para nada envidiable. Hace unas semanas, os ofrecía una comparativa de las grandes cifras que ilustran esta realidad. El Gobierno Cameron ha impuesto durísimos ajustes y recortes, y ha provocado una contestación social muy importante, y ya ha tenido que hacer frente a diversas movilizaciones masivas. Yo mismo asistí a una de ellas el pasado mes de Marzo en Piccadilly. Su nivel de Deuda y de déficit es muy importante, y parece ser que también tienen un problema parecido al de España en lo que se refiere al endeudamiento privado. Pero siguen disponiendo de su Libra Esterlina y del Banco de Inglaterra, lo que permite a su Gobierno ciertos movimientos que ya están vedados a los gobiernos de la Eurozona (compra de Deuda, política monetaria).

En resumen, el Reino Unido ha escogido lamerse sus heridas en casa, en lugar de hacerlo rodeado de sus amiguetes en la plaza pública. Lo que habrá que averiguar en los próximos días y semanas es si, además, han dado un portazo. Me pregunto cuánto tiempo tardará algún descerebrado en proponer el boicot a los productos británicos, enviar a los niños a Irlanda a aprender inglés y no considerar más a Londres como una de las grandes capitales turísticas de Europa.

Como una señal del cielo, Escocia está en alerta roja por fuertes lluvias, vientos huracanados y riesgo de inundaciones.

La tormenta mantiene aislado al Continente.

JMBA

jueves, 8 de diciembre de 2011

Pequeñas Cosas que no Molan Nada (11)

Soy un consumidor medio de limones. Siempre acostumbro tener algunos en el frigorífico, que utilizo principalmente para añadir al vaso en la preparación de los cubalibres de ron.
Corteza gruesa, estructura bien visible de tabiques
blancos, abundancia de pepitas
(Fuente: trendenciasbelleza)

El limón es un fruto que se distingue perfectamente de otros parecidos. Mientras que una naranja pequeña puede llegar a confundirse con una mandarina, el limón tiene una forma muy característica. Aunque hay alguna variedad (como la lima o limón verde) que es ligeramente diferente.

Lo que ocurre es que, pese a su apariencia homogénea (salvo el tamaño, pues hay limones pequeños y limones grandes) se comercializan razas de limones con características muy diferentes entre sí. Algunos (habitualmente de pequeño tamaño) apenas tienen estructura interna, son muy jugosos y su corteza es muy delgada. Aunque pecan de ser quizá demasiado blandos al tacto.

Otra raza (habitualmente de gran tamaño) tienen una corteza extremadamente gruesa, y una abundante estructura de tabiques internos (de color blanco). Son mucho menos jugosos ya que presentan una apariencia prácticamente seca al corte. El fruto entero resulta muy duro y resistente al tacto.
Corteza más fina, estructura menos visible, ausencia
aparente de pepitas
(Fuente: aromasparaelalma)

El contacto con un limón específico tiene, en general, tres pasos previos a su degustación. En el primero, verificamos su tamaño (y color) así como la resistencia exterior (o blandura, en caso contrario); sigue un corte limpio de cuchillo, por la mitad del fruto, de modo perpendicular a su eje principal; la observación de la sección nos anticipará las experiencias gustativas que podemos esperar.

Pero hay un factor determinante que puede llegar a ser una pesadilla: las pepitas. Algunas variedades prácticamente no tienen ninguna; por el contrario hay otras razas que las tienen a docenas, y todo su interior está trufado con ellas.

Cuando abundan las pepitas, antes de añadir una rodaja a la copa, o de exprimir medio limón en el fondo del vaso, hay que practicar cierta cirugía que elimine las pepitas por completo. Resulta extremadamente molesto el tropezar con una pepita (pequeña, pero sólida y no masticable, que hay que sacar de la boca por algún método siempre poco ortodoxo) en un trago de bebida. Por ello hay que aplicar prácticas preventivas.

En algún caso extremo, el resultado de esta cirugía sobre medio limón me ha llegado a producir docena y media de pepitas.

La pregunta del millón es cómo identificar los limones ideales en el momento de la compra. Aunque no siempre me fijo en ello, el comercio siempre debe aportar el origen de los limones. Recuerdo haber visto muy habitualmente limones con origen Murcia, pero también Chile o algún otro país. No sé si este factor es importante para diferenciar los limones pepiteros de los que son más bien pepitas-free.
Forma canónica, apariencia jugosa, ausencia de pepitas,
corteza media
(Fuente: otramedicina)

En general, un tamaño muy grande anticipa problemas (gruesa corteza, sequedad interior y abundantes pepitas). Los limones pequeños auguran mejores tiempos, pero tampoco lo aseguran.

Acostumbro a comprar limones en un Carrefour. Allí disponen habitualmente de diversas tipologías de limón, en mallas pequeñas que contienen entre 4 y 9-10 frutos, dependiendo del tamaño. En general, la mejor opción (de media) me la ofrece su marca más blanca (la llamada Carrefour Discount), que acostumbra a proponer limones de tamaño moderado. En otras grandes superficies ofrecen pequeñas bandejas con 6-8 frutos. En Hipercor, por ejemplo, habitualmente proponen limones de origen Murcia y marca Garrigós, que a pesar de un tamaño mediano, son, en general, bastante equilibrados (en grosor de corteza, jugosidad y densidad de pepitas).

En resumen, el placer de una copa tomada mientras se ve un partido de fútbol o se lee un buen libro, puede estropearse con los tropezones de las pepitas de algo tan humilde como un simple limón.

Todo tiene su importancia.

JMBA


PD. (9/12/11) Muchas gracias a Seve por aportar un enlace que contiene una verdadera disertación científica sobre las diversas variedades de limones y frutos próximos, en jardinactual.