Querido Paseante, siempre eres bienvenido. Intenta escribir algún comentario a lo que leas, que eso me ayuda a conocerte mejor. He creado para ti un Libro de Visitas (La Opinión del Paseante) para que puedas firmar y añadir tus comentarios generales a este blog. Lo que te gusta, y lo que no. Lo que te gustaría ver comentado, y todo lo que tú quieras.


Pincha en el botón de la izquierda "Click Here - Sign my Guestbook" y el sistema te enlazará a otra ventana, donde introducir tus comentarios. Para volver al blog, utiliza la flecha "Atrás" (o equivalente) de tu navegador.


Recibo muchas visitas de países latinoamericanos (Chile, Argentina, México, Perú,...) pero no sé quiénes sois, ni lo que buscáis, ni si lo habéis encontrado. Un comentario (o una entrada en el Libro de Visitas) me ayudará a conoceros mejor.



lunes, 13 de enero de 2014

Proyecto Cisterna

He estado estos últimos días alejado de este blog, y os merecéis una explicación. Aparte de las clásicas fiestas de inicio de año (Nochevieja, Reyes,...), he tenido que afrontar mi personal Proyecto Cisterna en casa.
Así quedó el interior de la cisterna, tras instalar los
nuevos mecanismos.
(JMBigas, Enero 2014)

El primer síntoma que detecté de un posible problema fue la pérdida de un hilillo de agua en la taza de váter del aseo. El tema parecía menor, y además me pareció que la pérdida no era constante, sino sólo ocasional.

Pero la alarma llegó en forma de factura del agua. Un incremento del orden de un 40% del consumo en metros cúbicos respecto a la factura anterior encendió todas las luces rojas. Hay que pensar que si uno se remansa algo más de lo razonable bajo la ducha, a lo mejor consume veinte litros más de lo necesario. Si eso lo repite todos los días de un mes, a lo mejor el consumo de agua habrá aumentado en medio metro cúbico. Pero si la taza de un WC tiene una pérdida de agua constante, eso se produce durante las 24 horas del día y los 30 días del mes. Y puede resultar en varios metros cúbicos de agua consumida (y desperdiciada) que quedarán fielmente reflejados en la siguiente facturación.
La base de la taza, tras desmontar la cisterna.
(JMBigas, Enero 2014)

Decidí tomar la iniciativa. Hace un par de años tuve un problema parecido con el otro baño. Tras descubrir que en el mundo del saneamiento y la fontanería los estándares son relativos, decidí llamar a un fontanero. Inocentemente, yo había comprado un descargador en una de las grandes superficies dedicadas a los manitas. El dispositivo fue inmediatamente descartado por el profesional. No era compatible, y mi taza era de una marca (Jacob Delafon) que requería un tipo específico de descargador, y el fontanero me dijo que ya no se fabrica, y no sé si todavía podré encontrar uno (sin duda se estaba preparando un sobrecoste en la factura; bueno, factura...). Finalmente parece que lo consiguió y vino un día a instalarlo. Tras la intervención, de vez en cuando todavía me parece que hay alguna pérdida de agua (igual deberé lanzar en breve el Proyecto Cisterna II...). Lo que tengo claro es que las instalaciones realizadas por profesionales no garantizan de ningún modo la ausencia de chapuzas, apaños o ñapas. Sólo que son desconocidas por el cliente.
Los diversos elementos antiguos ya desmontados
de la cisterna.
(JMBigas, Enero 2014)

Esta vez me decidí a dedicarme personalmente a la resolución del problema: primero entenderlo, y luego poner los medios para resolverlo por mí mismo. Por cierto, como parte de la decoración del despacho tenía un precioso descargador nuevo, que resultó (aparentemente) inútil en su momento.

Primero retiré la tapa de la cisterna, para estudiar su comportamiento durante algunos días. Cuando un lego se asoma al interior de una cisterna es como asomarse a los nueve círculos del Infierno del Dante. Al principio, no comprendes nada; luego, la lógica se va imponiendo.

No acabé de entender por donde se escurría el agua, pero el grifo de alimentación presentaba unos borbotones muy sospechosos, y el ciclo de llenado resultaba muy irregular, incluso incompleto en algunas ocasiones.

Como primera medida, cerré la llave de paso del agua, situada junto a la taza. Sólo la abría cuando quería utilizarla, y eso bajo una estricta vigilancia, cerrándola después.

Decidí que lo mejor que podía hacer era sustituir los dos mecanismos internos que hay dentro de una cisterna: el grifo de alimentación y el descargador. Los dos me parecieron muy envejecidos, incluso con un diseño ya nada actual. El descargador sólo soportaba una descarga total, impidiendo las medidas que ya son habituales para conseguir un cierto ahorro de agua, cuando la utilización de la taza es para aguas menores, practicando descargas parciales.
La cisterna, en la mesa de trabajo. Se aprecia la placa
metálica y, al fondo, la llave de plástico.
(JMBigas, Enero 2014)

Vacié la cisterna de agua y desmonté los dos mecanismos. El grifo de alimentación no tiene demasiada complejidad, ya que su única interfase con el exterior es un tubo roscado de medida estándar de 3/8 de pulgada (para la conexión a la llave de alimentación mediante un latiguillo o corta tubería flexible, a fin de adaptarse a la configuración de cada caso). La única precaución es asegurarse de si la alimentación es lateral (por un agujero a la derecha o la izquierda de la parte alta de la cisterna), que es mi caso, o bien por el fondo de la misma. Detalles, en cualquier caso, bastante evidentes.Y, por supuesto, que, por su tamaño, quepa en el interior de la cisterna.

Pero el tema del descargador es bastante más espinoso. La base del mismo está fijada a la cisterna. El cuerpo del descargador normalmente se fija a la base mediante un encaje que requiere sólo un leve giro del cuerpo. El problema es si el nuevo descargador no es compatible con el cuerpo del anterior. Entonces no es posible ese encaje, y no queda más remedio que desmontar la cisterna, y cambiar ese cuerpo por el del nuevo descargador.

Para intentar evitar una intervención mayor, me descargué un voluminoso documento con el catálogo de recambios del fabricante de mi taza (Jacob Delafon). Más o menos identifiqué el modelo de mi casa, pero el descargador original constaba como claramente discontinuado y, por lo tanto, no disponible. Para el recambio propuesto como sustitución, quedaba claro que debía desmontarse la cisterna, es decir, cambiar la base del descargador.
La base de la taza, tras asearla un poco.
(JMBigas, Enero 2014)

Ante ese hecho, pensé que el descargador decorativo que ya tenía en casa sin duda era válido, pero que debería desmontar la cisterna, para sustituir la base. Vi que entre los accesorios incluidos tenía todos los elementos que pudiera necesitar (junta de goma taza-cisterna, tornillos, arandelas, tuercas, para la fijación de la cisterna a la base). Compré un grifo de alimentación lateral en un comercio del ramo, y abordé la realización del proyecto este domingo.

Vi que bajo la parte trasera de la taza sobresalían dos tornillos con sendas palomillas, que se utilizan para la fijación de la cisterna sobre la taza. Pero la cabeza de los tornillos no se veía en el interior de la taza, por lo que, sin duda, iba a encontrarme algún ingenioso dispositivo para evitar más taladros en la porcelana.

Salvo el contorsionismo habitual para acceder a las dos palomillas en el reducidísimo espacio de un aseo, el desmontaje no presentó problemas. Retiradas las dos palomillas con sus correspondientes arandelas de ajuste, bastó levantar la cisterna a pulso, venciendo la leve resistencia de una junta de goma prácticamente desestructurada tras quince años de estar presionada entre las dos piezas (taza y cisterna).

Llevé la cisterna a una mesa de trabajo más cómoda, que había protegido previamente con unas hojas de periódico (siempre quedan restos de agua en una caja que ha estado inundada durante quince años). Allí descubrí el mágico dispositivo de fijación: la base del descargador aprisionaba una placa metálica de unos pocos milímetros de grosor, en la que estaban incrustados los dos tornillos para la fijación taza-cisterna. No tenía más remedio que reutilizar ese mecanismo, so pena de cambiar la cisterna entera.

Para el desmontaje de la base del descargador antiguo pude utilizar una pieza de plástico que actuaba de llave, suministrada con el nuevo. En eso sí hubo un cierto estándar. Retirar la base me costó algunos golpes de martillo (prudentes, que la porcelana es frágil) para desincrustarla del fondo.

Así, conseguí tener la cisterna limpia, sin nada más que porcelana. Por cierto, aproveché para limpiar un poco su interior, así como la base de la taza. Bastó utilizar un paño impregnado con un buen producto limpiador.
La parte inferior de la cisterna, tras montar y fijar la base del
nuevo descargador. Se aprecia el pequeño grosor
extra de la junta, por la presencia intermedia de la
placa metálica.
(JMBigas, Enero 2014)

El montaje de la base del nuevo descargador no presentó prácticamente problema alguno: pasarlo por el agujero del fondo de la cisterna, recolocar la placa metálica con los tornillos, y atornillar la base utilizando la misma llave de plástico. El remate fue la junta de goma, que asegura la estanqueidad entre taza y cisterna. Lógicamente, sobresalía unos milímetros de más, justamente los de la placa metálica de fijación. Esperé que eso no supusiera un problema mayor.

Aprovechando la comodidad de la mesa de trabajo, instalé allí mismo los dos mecanismos. Encajé el cuerpo del descargador a la base, y atornillé el grifo de alimentación, mediante un simple sistema de arandela interior más tuerca exterior.

Otra vez a pulso y con el correspondiente contorsionismo, fijé de nuevo la cisterna a la taza. El excesivo grosor de la junta (debida a la presencia de esa ingeniosa placa metálica), provoca que quede algún milímetro de holgura entre ambas, de modo que la fijación se realiza ahora sobre la junta de goma y gracias a los dos tornillos. Espero que esta leve holgura no me genere un problema, que me obligaría a conseguir una nueva junta algo menos gruesa, o cambiar la cisterna entera.
Trabajo concluido, con el doble pulsador ya instalado y
fijado, y la tapa cerrando la cisterna.
(JMBigas, Enero 2014)

Atornillé el latiguillo al grifo de alimentación, y todo estaba ya listo para abrir el paso del agua, y ver lo que pasaba. La cisterna se llenó de agua hasta un cierto nivel, se paró la alimentación, y no había rastro de pérdida alguna de agua. Quedaba la fase final del ajuste.

Los mecanismos modernos (tanto el grifo de alimentación como el descargador) tienen un mecanismo de regulación que, básicamente, varía la altura de un elemento flotante. El del grifo de alimentación regula el nivel de llenado de la cisterna, mientras que el del descargador varía el volumen de la descarga parcial (aunque puede haber diversas variantes).

Ajusté los dos reguladores a mi gusto (un cambio en el futuro supondría una intervención muy menor). Y ya sólo quedaba el remate de la operación.

El mecanismo del descargador (del que compré hace ya un cierto tiempo, recién instalado en la cisterna) se activa mediante un cable. Este tiene, en su extremo, el dispositivo para el anclaje del vástago del pulsador exterior para la descarga. El pulsador (doble, para descarga total y parcial), se ajusta a agujeros en la tapa de diversos diámetros, mediante un collarín troncocónico. La fijación del pulsador al cable es por presión (hay que oír un clic), y la del pulsador a la tapa se realiza mediante una tuerca de plástico. Esta tiene un segundo uso, como empujador para la desconexión del pulsador con el cable.

Ajusté finalmente la tapa de nuevo, y el trabajo quedó concluido a (casi) plena satisfacción. Tenía la gloriosa sensación de haber conseguido burlar las infinitas trampas sembradas por los diversos gremios para mantener a los legos alejados de sus respectivas especialidades, de haber aprendido sus particulares lenguajes de germanía. Como ingeniero que soy, comprender por fin los arcanos misteriosos por los que funcionan las tazas de váter ha sido un logro destacable, que pienso incluir en mi currículum.

Os he incluido algunas fotografías que ilustran el proceso completo.

JMBA


(25/2/14) - Para completar la misión, y asentar correctamente la cisterna sobre la taza, compré una lámina de corcho de 5mm de espesor. Con un cutter recorté cuñas de la forma y tamaño adecuado para su función. Finalmente, puedo decir que las dos tazas de mi casa (al final lancé inmediatamente el Proyecto Cisterna II) han quedado niqueladas, con mecanismos y juntas nuevos, y con cuñas de corcho para el correcto asentamiento de la cisterna sobre la taza, a pesar de los pequeños inconvenientes que he venido relatando.

Con una plancha de corcho recorté cuñas del tamaño y forma
adecuadas. Con cuatro o cinco superpuestas, el ajuste resultó correcto.
(JMBigas, Enero 2014)

3 comentarios:

  1. ¿No hay una norma ISO aplicable a descargadores?.

    ResponderEliminar
  2. Precisamente este finde me metí de lleno en la sustitución del descargador de la cisterna y me ha pasado lo mismo que a ti:holgura entre cisterna y taza por culpa de la junta pero yo la puse sin meterla dentro de la base, solo la puse en la taza y puse la cisterna encima...es que me parecia que no entraba la junta en la base!....y muy bueno el truco con el corcho, tomo nota!

    ResponderEliminar
  3. Lo de la junta de goma que sobresale he descubierto que hay juntas mucho más delgadas en el mercado y supongo que será cuestión de medir la que viene con el descargador y comprar la adecuada.

    ResponderEliminar