Querido Paseante, siempre eres bienvenido. Intenta escribir algún comentario a lo que leas, que eso me ayuda a conocerte mejor. He creado para ti un Libro de Visitas (La Opinión del Paseante) para que puedas firmar y añadir tus comentarios generales a este blog. Lo que te gusta, y lo que no. Lo que te gustaría ver comentado, y todo lo que tú quieras.


Pincha en el botón de la izquierda "Click Here - Sign my Guestbook" y el sistema te enlazará a otra ventana, donde introducir tus comentarios. Para volver al blog, utiliza la flecha "Atrás" (o equivalente) de tu navegador.


Recibo muchas visitas de países latinoamericanos (Chile, Argentina, México, Perú,...) pero no sé quiénes sois, ni lo que buscáis, ni si lo habéis encontrado. Un comentario (o una entrada en el Libro de Visitas) me ayudará a conoceros mejor.



jueves, 29 de septiembre de 2011

Por la lanzadera del Eurotunnel: de Charleroi a Brighton y vuelta


PREPARACION

A finales de Mayo de 2008 conseguí unos días libres (desde el jueves 22 al lunes 26), y organicé un viaje un poco estrambótico, para conocer el funcionamiento del cruce a Inglaterra por el Eurotunnel, con sus lanzaderas.
A bordo de la lanzadera del Eurotunnel.
(JMBigas, Mayo 2008)

Por el Túnel bajo el Canal de la Mancha (el Eurotunnel) sólo circulan trenes, no hay tráfico de vehículos. Los trenes de pasajeros son los Eurostar (ya he viajado en ellos varias veces) que unen básicamente Londres Saint Pancras con Paris Gare du Nord o Bruxelles Midi (aunque hay algunas otras extensiones).

Para cruzar por el Eurotunnel en coche, hay que embarcarlo (¿en-tren-arlo?) en los trenes lanzadera (shuttle) en la Terminal de Calais/Coquelles (en el departamento de Pas-de-Calais) y luego desembarcarlo en la terminal de Folkestone (en el condado de Kent), o viceversa.

Para evitar el largo viaje desde Madrid hasta Calais (lo hice en otra ocasión, ya lo contaré), busqué un vuelo a algún aeropuerto cercano. La opción más económica que conseguí fue un vuelo de la cutre Ryanair (algo más de 60€) a Charleroi, al sur de Bruselas. Alquilé un coche por Internet, para recogerlo allí en el aeropuerto y devolverlo el lunes al final de la escapada.

Las tarifas que practica el Eurotunnel suenan a muy extrañas al principio, aunque luego puede entenderse que tienen su razón de ser. La más económica es la que incluye ida y vuelta en el día, o overnight, es decir, ida un día y vuelta al siguiente (que era mi caso, afortunadamente). En estas condiciones y según los horarios, se puede conseguir ida y vuelta (incluso hoy mismo, tres años después) para un coche normal (con sus pasajeros) por 60€. Sin embargo, la tarifa para estancias más prolongadas es mucho más elevada, llegando a más de 200€ por trayecto.
Basílica de Saint Christophe, en la place Charles II,
Charleroi (Bélgica).
(JMBigas, Mayo 2008)

La explicación que yo le encuentro a este aparente sinsentido es que las tarifas se definen en función de los costes de la alternativa. Si se va a cruzar el coche, es que se requiere en destino. La alternativa es alquilar un coche en el destino (o cruzarlo en un ferry, claro). Para uno o dos días, se podría alquilar un coche en el destino por bastante poco dinero, mientras que el coste sería muy superior para estancias de una o dos semanas.

En fin, en mi caso, tenía una reserva (obtenida por Internet en la web de Eurotunnel) para ir de Calais a Folkestone a primera hora del viernes y volver a última hora del sábado, por 60€. La reserva indicaba fecha y hora precisa de mis dos lanzaderas (para la ida y para la vuelta), así como la hora límite para el embarque.



CHARLEROI-BOULOGNE

Tras asistir a las habituales escenas patéticas frente a los mostradores de embarque (gente reacondicionando sus pertenencias, para evitar las férreas medidas de Ryanair sobre peso y tamaño del equipaje, y cargo adicional por -casi- todo), llegué sin novedades al aeropuerto de Charleroi, a una terminal que se veía bastante nueva y moderna.

La primera sorpresa (muy positiva) fue que a mi reserva de un coche "Ford Focus o similar", Hertz tenía listo para mí un brillante Mercedes C220 (al mismo precio, por supuesto). Héteme, pues, al volante de un Mercedes por las carreteras de Bélgica, Francia y el Reino Unido.
Grand Place de Arras (dép. Pas-de-Calais).
(JMBigas, Mayo 2008)

Había reservado habitación en un hotel de Boulogne-sur-Mer (el Ibis Boulogne-sur-Mer Centre Cathédrale), a poquitos kilómetros de la Terminal del Eurotunnel en Calais/Coquelles, para evitar madrugones épicos. Desde el aeropuerto de Charleroi me dirigí (en mi flamante Mercedes), hacia el norte del norte de Francia. En esa zona es complicado saber en qué país estás en cada momento, ya que la región  belga limítrofe con Francia es también francófona, por lo que los indicadores aportan poca precisión. Y no hay ni siquiera síntomas de aduanas o fronteras en el recorrido.

Seguí camino hacia Valenciennes (donde paré para comer en una brasserie del centro - la K9 - en 43, rue de Quesnoy) y luego a Arras (para hacer unas fotitos en la Grand Place y en la vecina Place des Héros).
Ayuntamiento de Boulogne-sur-Mer (dép. Pas-de-Calais).
(JMBigas, Mayo 2008)

Desde Arras ya fui directamente a Boulogne-sur-Mer y al hotel. El hotel Ibis está en la rue du Porte Neuve, junto a la Porte Neuve, que da acceso a lo que llaman la haute-ville (la ciudad alta), donde están, entre otros edificios singulares, la Basílica de Notre-Dame y el Ayuntamiento (Hotel de Ville). Por una zona semipeatonal (rue de Lille) se llega a la plaza del Ayuntamiento, donde cené algo en una terracita. Si se sigue adelante, por una calle con el sugerente nombre de rue des Puits d'Amour (calle de los Pozos del Amor, o algo parecido) se llega a un mirador de la ciudad baja y la zona portuaria de Boulogne-sur-Mer. De hecho, en mi primer viaje a Inglaterra (en 1977, que ya he contado en otro artículo), embarcamos en el ferry en este puerto.

EUROTUNNEL

Al día siguiente madrugué bastante, y mi equipaje, mi Mercedes y yo nos dirigimos hacia la Terminal del Eurotunnel, en el pueblo de Coquelles, muy cerquita de Calais. Está perfectamente señalizado, y se llega sin ningún problema desde la autopista que corre paralela a la costa.

Se pasa a continuación el control de embarque. Hay bastantes puestos automáticos y algunos manuales (con una persona en la garita). OJO, hay puestos a la derecha y a la izquierda del carril (para facilitar la gestión a coches ingleses y continentales). Yo escogí uno automático. Hay que llevar la tarjeta de crédito con la que se pagó la reserva. El sistema te indica tu reserva. Si hay otra salida anterior con plazas disponibles, te informa y puedes adelantar tu viaje. Según los casos, puede ser que la tarifa no sea la misma que tengamos pagada, y haya que abonar el correspondiente suplemento, o rechazar el cambio y mantener la reserva original. El sistema te suministra un badge grande, con todas las indicaciones de hora y demás en grandes letras y números, que hay que colgar bien visible del espejo retrovisor interior del coche. Hay que pasar luego el control de pasaportes (o DNI, pero el Reino Unido no pertenece al espacio Schengen), del mismo modo que en una frontera de carretera.
Curioso (pero esclarecedor) indicador en la Terminal
del Eurotunnel en Calais/Coquelles.
(JMBigas, Mayo 2008)

Hay a continuación un parking grande para turismos, junto al edificio Terminal (con tiendas -presuntamente duty free, aunque conviene revisar los precios- y bares), para amenizar la espera. Cuando se acerca la hora del embarque (hay indicadores luminosos advirtiendo del hecho), hay que dirigirse con el coche hacia la zona de embarque (siguiendo un curioso indicador que apunta hacia Grande Bretagne). Se llega, tras pasar un cierto control de seguridad, a una playa de carriles paralelos en los que el personal organiza los coches, para facilitar el embarque posterior.

En esa madrugada de Mayo, la afluencia de vehículos era más bien escasa, pero las instalaciones están preparadas para poder despachar sin problemas las grandes temporadas punta de vacaciones y demás.
Entrada al edificio terminal del Eurotunnel,
en Calais/Coquelles.
(JMBigas, Mayo 2008)

A la hora prevista, se activa el embarque de nuestra lanzadera. Las lanzaderas para turismos tienen dos pisos. Desde los carriles en los que estaban estacionados los coches en el pre-embarque, se desciende al nivel de los andenes y se entra en la lanzadera. Hay varias puertas de entrada (al piso inferior y al superior). Una vez dentro, hay que avanzar (siguiendo al coche que seguramente nos precederá), hasta hacer tope, haciendo siempre caso al personal presente. En el embarque (y el posterior desembarque) toda la lanzadera es un pasillo corrido. Pero luego se cierran unas puertas, que separan los diferentes vagones durante el viaje, para mayor confort y seguridad. De modo que en nuestro habitáculo quedan unos poquitos coches (cinco o seis, creo recordar). Hay que seguir las indicaciones de seguridad, parar el motor, poner el freno de mano, etc., que se deslizan (en francés e inglés) por unos paneles luminosos en la parte superior.

Una vez dentro y correctamente estacionado el coche, podemos descender de él. Hay dos estrechos pasillos, uno a cada lado, con ventanas al exterior, por el que los peatones pueden desplazarse. Las separaciones entre vagones tienen unas puertas laterales accesibles para los viajeros, que permiten desplazarse de uno a otro vagón para, por ejemplo, visitar los Aseos (ya que no hay en todos los vagones).
Separación entre vagones de la lanzadera, que se
cierran tras el embarque.
(JMBigas, Mayo 2008)

A la hora prevista, la lanzadera se pone en marcha. A los pocos minutos se introduce en el túnel. Treinta y cinco minutos después de la partida, el tren llega y se detiene en la Terminal de Folkestone. El desembarque es una operación simétrica al embarque. Una vez detenido el tren, se abren las separaciones entre vagones (dejando expedito todo el camino hasta la salida a los andenes). Una vez fuera del tren, la propia circulación nos lleva hacia el sistema de autopistas que rodea a la Terminal del Eurotunnel. Eso sí, con múltiples advertencias de que por aquí hay que conducir por la izquierda.

He aquí, pues, a un españolito montado en un Mercedes con matrícula belga y volante a la izquierda, circulando por las carreteras del condado de Kent.

FOLKESTONE-BRIGHTON

Crucé Dover, y fui hacia la zona de St. Margaret at Cliffe, desde donde se tiene una buena vista de la gran terminal de ferries. Sólo que era muy temprano (una hora menos que en el lado francés), y había una cierta bruma esa madrugada. Me dirigí luego a Ramsgate, otro bonito pueblo costero de la zona. Aparqué en Queen Street, pero tenía que pagar el ticket, y no llevaba una sola moneda inglesa para ello, aunque sí algunos billetes.
Puerto de Ramsgate (Kent).
(JMBigas, Mayo 2008)

Visité una tienda, pero no conseguí mi objetivo. Al final, mi salvación fue un remolque que vendía bocadillos calientes. Metí algo sólido (y líquido) entre pecho y espalda, y me hice con algunas monedas para pagar el parking. En el autómata expendedor de tickets tuve que introducirle las cifras de la matrícula de mi coche, que quedaron impresas en el tiquet.

Paseé un poco por la zona (había mucha animación, con infinidad de tiendas y puestos de mercado callejero). Bajé luego hasta la zona del puerto, muy cercana.

Quería visitar el mayor centro comercial de Kent (quizá de todo el Reino Unido): Bluewater, cerca de Greenhithe. Es realmente impresionante, rodeado de aparcamientos para los vehículos. No he encontrado la cifra, pero seguro que hay más de cinco mil plazas de aparcamiento (de hecho, tienen más de 300 plazas reservadas para visitantes con movilidad reducida).
Lago en el centro comercial Bluewater, en Kent.
(JMBigas, Mayo 2008)

En Bluewater se puede encontrar de todo, incluyendo una gran librería de Waterstones. Hay bares y restaurantes para todos los gustos y todas las economías. Incluyendo un muy convincente restaurante que sirve pescado (Loch Fyne), lo que en el Reino Unido es una agradable sorpresa.

Conviene estar atento al tema de las propinas (o pago por el servicio). En el Reino Unido se mezclan establecimientos con fórmulas diferentes. Si el camarero es extremadamente amable (al estilo de Estados Unidos), se presenta por su nombre y propone la oferta especial para el día, y nos desea una muy agradable comida, posiblemente veamos en la carta, en el menú o en alguna parte que el servicio no está incluido, y haya que pagarlo aparte, en forma de propina (10-15% parece razonable, aunque nunca se tiene la absoluta seguridad). Si pagamos con tarjeta de crédito, el camarero nos dará el aparato a mitad de la operación de pago, para que anotemos el importe de la propina (gratuity o tip) que queremos añadir, y el cargo saldrá por el total. Pero también hay establecimientos (en general, todos los de comida rápida con servicio en mesa, etc.) que ya incluyen el servicio en la factura, y el camarero (o camarera) no espera mayor gratificación (aunque siempre es bien recibida, claro).

Tras comer (esta vez una pizza en el Pizza Hut), y comprar algunos libros, me dirigí directamente a Brighton.
Terraza del Imperial Hotel, en Hove (East Sussex).
(JMBigas, Mayo 2008)

A finales del siglo pasado, las ciudades de Brighton y la vecina Hove se juntaron en una única unidad administrativa, por lo que, actualmente, el nombre de esta localidad es Brighton and Hove. De hecho, yo había reservado una habitación en el Imperial Hotel, First Avenue, Hove. Situado a 50 metros del mar, y a unos 2,5 kilómetros al oeste del Brighton Pier. El hotel ocupa una casa típicamente británica. Está algo envejecido (la web informa de recientes renovaciones), pero es digno y correcto, y practica unas tarifas que pueden resultar interesantes (según temporadas, claro). De hecho, yo pagué unos 70€ por una habitación individual con desayuno inglés completo. Dispone de un restaurante/brasserie (Hamilton's) y un bar (Tate's) con oferta completa de cervezas y licores. Una terraza exterior sobre la Primera Avenida de Hove (muy tranquila, con escaso tráfico) es conveniente por sus vistas al mar. En la zona es fácil encontrar espacio para el estacionamiento del vehículo, aunque en horas diurnas es de pago.

Después de tomar una cerveza en la terraza del Tate's, me fui a pasear junto al mar, y luego me fui en el coche a las cercanías del Brighton Pier. Dejé el Mercedes (es curioso que sea el único coche al que se llama por su nombre) en el parking de Churchill Square, y seguí paseando hasta el Pier. Ese viernes por la tarde de finales de Mayo, la playa estaba llena de toda clase de gente: había competiciones deportivas, y también reuniones de amigos para beber algo (algunos incluso con traje y corbata) y montar fiestas improvisadas.
Brighton Pier
(JMBigas, Mayo 2008)

Los Piers (muelles, embarcaderos) son auténticas instituciones en los resorts costeros del Reino Unido. Siempre hay una gran sala llena con toda clase de máquinas para el entretenimiento (tragaperras de todos tipos, juegos de habilidad, etc. etc.). Un sumidero de monedas o fichas, vamos. En algunos hay hasta pequeños parques de atracciones, y siempre hay bares, restaurantes y lugares donde comer, beber o tomar  alguna cosa mientras se sigue paseando. Algunos son más cortos, otros más largos; alguno, como el de Southend, cerca de Liverpool, es tan largo que incluso tiene un tranvía que lo recorre en toda su longitud (en torno a un kilómetro). Algunos resorts incluso tienen varios Piers (como Blackpool, que tiene tres).

Busqué un lugar para cenar frente al mar. Acabé escogiendo el Plaza (43-45 Kings Road; el paseo marítimo, para entendernos) y cené al fresco (como les gusta decir, tal cual, a los británicos), es decir, en la terraza exterior. Cené correctamente, pero bastante caro (más de 40€, con un par de copitas de vino). Claro que cenar en la terraza frente al mar tiene siempre un sobreprecio. He visto críticas muy negativas de este restaurante en el 2009 y 2010 (posiblemente cambió de dueño), y actualmente creo que se ha reconvertido en un restaurante italiano llamado Italian Kitchen.

Quiero suponer que a finales de mayo había en Brighton muchos grupos de estudiantes celebrando el final de curso o la graduación. Pero lo cierto es que los muchos hoteles del paseo marítimo vomitaban manadas de vociferantes chicos y chicas; ellos artificiosamente endomingados, y ellas vestidas de esa forma que una inglesa media de 18 años entiende como sexy, es decir, con mucha carne en el escaparate, sin atender a que la estética de conjunto pueda constituir una agresión al paseante ocasional. Todo ello, por supuesto, aderezado con mucho alcohol.
Uno de los muchos grandes hoteles que hay a lo largo de
la fachada marítima de Brighton and Hove.
(JMBigas, Mayo 2008)

Volví al hotel, me tomé otra cerveza en el Tate's, y me acosté. El sábado me levanté prontito, desayuné y me di una vuelta por todo el paseo marítimo hasta el Pier, para confirmar que todo estaba desierto, salvo algunos restos dispersos de los excesos de la noche loca del viernes. En la playa, cerca del hotel, se estaba preparando un mercadillo, que incluía puestos de comidas exóticas, como una boulangerie francesa.

BRIGHTON-CALAIS

A media mañana recogí coche y equipaje, y emprendí el camino de vuelta, tranquilamente por la costa. A mediodía paré en Newhaven, una pequeña localidad costera próxima a Brighton, y tomé un tentempié en Le Bon Bistro (una pequeña tienda restaurante de inspiración francesa, en High Street, con un par de mesas en el exterior). Me di cuenta de que los cuatro hombres de la mesa de al lado estaban desayunando, o tomando un brunch de sábado.

Seguí por la costa hasta Hastings, y allí fui al centro y aparqué en el centro comercial Priory Meadow. Para mi desgracia, había otra librería de Waterstones y una tienda de WHSmith (ya vería cómo lidiaba con las limitaciones de peso del equipaje en el vuelo de Ryanair). Como había que recoger tiquet a la entrada del parking, me tocó bajar del coche, darle la vuelta, ponerle al de atrás carita de qué le vamos a hacer, recoger el tiquet y volver al volante. Pequeños inconvenientes de conducir por el Reino Unido con el volante a la izquierda. Afortunadamente, hay muchos parkings públicos allí que funcionan como el aparcamiento en la calle: primero se aparca y luego se saca a pie un tiquet que se pone en el parabrisas, para el tiempo que se estime se va a estar.
Escultura homenaje al jugador de criquet, frente a la
entrada al centro comercial Priory Meadow, en Hastings.
(JMBigas, Mayo 2008)

Por otra parte, conducir por Inglaterra con el volante a la izquierda no plantea ningún problema mayor, más que esos pequeños inconvenientes. La propia circulación te lleva a hacer las cosas correctamente; sólo para adelantar en carreteras de doble sentido se plantea algún problema de visibilidad. Pero nada que no pueda resolverse con paciencia y prudencia. Por el contrario, conducir con el volante a la derecha sí plantea algunos problemas de cambio de hábitos. El principal es conseguir ser consciente de que tenemos la mitad del coche a nuestra izquierda, y no a nuestra derecha. Ello supone problemas a la hora de situar correctamente el coche en el carril de circulación (tendemos a irnos demasiado hacia la izquierda), y en los giros, ya que el coche, en relación a la posición del conductor, se comporta de modo diferente al que estamos habituados: tenderemos a comernos el bordillo en los giros a la izquierda, y a abrirnos demasiado en los giros a derecha. Hay que vigilar mucho con eso.

Tenía plaza para la lanzadera de vuelta hacia Calais para las siete de la tarde de ese sábado. Pero la sensación de insularidad te acaba creando un cierto agobio. Serían las cuatro de la tarde, y estaba a poco más de cincuenta kilómetros de la Terminal de Folkestone, pero me empezaron a entrar las prisas. Sería porque había encontrado algunos atascos que me retrasaron (la víspera, yendo hacia Bluewater, por ejemplo). Por lo que me encaminé hacia Folkestone, donde llegué sin incidente, antes de las cinco.

Hice un poco de tiempo por la zona costera de la ciudad, y luego me encaminé al Eurotunnel. Como llegué pronto, pude escoger una travesía más temprana (sin suplemento a la tarifa que ya había pagado), y para las ocho llegué (con lluvia) al hotel que había reservado en Calais esta vez.

CALAIS-CHARLEROI

Había escogido un hotel en el centro de Calais (el Mercure Calais Centre, 34 rue Royale), un hotel correcto. Había aparcamiento en la calle, aunque era de pago en horas diurnas. Con paraguas fui a cenar a un italiano próximo y luego tomé una cerveza en la terraza (bajo el toldo, para poder fumar un cigarrito de acompañamiento) de un bar frente al hotel.
Ayuntamiento de Calais, bajo la lluvia.
(JMBigas, Mayo 2008)

A la mañana siguiente seguía lloviendo, y el cielo estaba gris pesado, como de llover durante toda la eternidad. Di una vuelta por todo Calais en el coche, y conseguí hacer una foto del Ayuntamiento bajando la ventanilla, procurando que no se mojara la cámara.

Tras desayunar, salí de Calais de vuelta hacia Charleroi. Con primera parada en Dunkerque (la lluvia había parado, contra toda esperanza) sin nada especialmente reseñable. La siguiente parada la hice en Lille, la capital del Norte. Por allí había salido el Sol, y el día estaba agradable. Aparqué en el parking subterráneo République (Grand Place), y comí algo en una crêperie en las proximidades de la Grand Place (oficialmente llamada Place du Géneral de Gaulle, aunque es también conocida como Plaza de la Diosa, por la Columna de la Diosa que está en la plaza rodeada de un banco donde raramente hay espacio para sentarse en días soleados). La Grand Place está flanqueada por edificios singulares, entre los que destacan el de la Vieja Bolsa (tras el que se ve el campanario -béffroi- de la Cámara de Comercio), el de la Voix du Nord, el periódico señero de la región, y el de Furet du Nord, la librería más conocida de la ciudad.
La Colonne de la Déesse, en la Grand Place de Lille.
(JMBigas, Mayo 2008)

Luego seguí camino hacia Lovaina (Leuven), en Bélgica, la capital del Brabante flamenco. Aparqué en el centro, en un parking subterráneo bajo la Monseigneur Ladeuzeplein, frente al majestuoso edificio de la Biblioteca de la Universidad Católica de Lovaina. A pocos cientos de metros del Grote Markt. Di un breve paseo por el centro de la ciudad, donde destacan el flamígero edificio del Ayuntamiento o el Tafelrond (construido a principios del siglo XX, pero en estilo gótico civil). Al lado del Grote Markt (o Grand Place) está la alargada plaza conocida como Oude Markt (Mercado Viejo), lleno de terracitas donde tomar algo y descansar o charlar. Era domingo por la tarde, y había gran afluencia de gente por las calles y plazas, dado que el día se había quedado soleadito y razonablemente cálido.
Edificio, en estilo gótico flamígero, del Ayuntamiento
de Lovaina/Leuven (Bélgica).
(JMBigas, Mayo 2008)

De allí ya seguí camino hacia Charleroi, donde había reservado hotel para esa última noche. Charleroi (unos 200.000 habitantes) es la ciudad más grande de la Valonia, o región francófona de Bélgica, y capital de la provincia de Hainaut. A casi cincuenta kilómetros al sur de Bruselas, está en el centro de una zona económicamente bastante deprimida, ya que antiguas industrias prósperas de minería del carbón, por ejemplo, han ido desapareciendo. De hecho, la tasa de desempleo llegó en algunos momentos a rozar el 30%. Y eso se nota en la ciudad. Se ven algunos clochards por las calles, y especialmente clochards 2.0, los grupos de jóvenes con estética okupa y rodeados de perros, sobre todo en las cercanías de la place Charles II, en la ciudad alta.

Había reservado habitación en el Leonardo Hotel Charleroi City (96, boulevard Joseph Tirou), un hotel muy agradable, cerca del centro. Había aparcamiento en la calle frente al hotel, sin problemas. Antes de cenar di un paseo hacia el río Sambre, al otro lado del cual se sitúa la gran Estación del Sur, y luego hacia la ciudad alta, por la plaza Albert I, la rue de la Montagne, cruzando los bulevares (de l'Yser, Audert), hasta la plaza circular de Charles II, que tuvo su origen en una fortaleza defensiva. Alrededor de la plaza destacan dos edificios singulares: la Basílica de Saint Christophe y el Ayuntamiento (Hotel de Ville) con su alta torre. En todos los alrededores hay multitud de baretos y garitos, pero con un ambiente que no me pareció demasiado acogedor para el forastero. De hecho acabé cenando en un mediocre restaurante de la parte baja de la ciudad.
Antiguo Hotel des Postes, en la place Albert Ier,
Charleroi (Hainaut, Valonia, Bélgica).
(JMBigas, Mayo 2008)

A la mañana siguiente me dirigí ya al aeropuerto de Charleroi, porque tenía el vuelo de vuelta (de Ryanair) hacia Madrid. El tomtom me llevó directamente ante una verja cerrada, que indicaba que el antiguo terminal ya no estaba operativo, y daba direcciones para llegar al nuevo, a no mucha distancia de allí. Parece que la nueva terminal se inauguró en Enro de 2008, sólo unos meses antes de mi visita. Devolví el Mercedes de alquiler (que tan buen servicio me había prestado) y regresé a Madrid sin incidencias.

En resumen, cinco días muy bien aprovechados, y una experiencia inolvidable con el doble cruce del Eurotunnel. Eso sí, un presupuesto total de unos 1.100 €. De ellos, 300€ en hoteles y desayunos, 530€ en locomoción (290€ del alquiler del coche, 60€ del billete de avión, 60€ del Eurotunnel, unos 80€ en combustible y unos 40€ en dos taxis de Barajas), 3,70€ en peajes, unos 30€ en gastos de aparcamiento y algo más de 200€ en comidas y bebidas. 

Aparte de las fotografías que os he adelantado aquí, tenéis acceso a una completa galería de 76 fotografías  seleccionadas de todo el recorrido, pinchando en la foto del Mercedes dentro de la lanzadera.

Escapada Eurotunnel (Charleroi-Brighton)


JMBA

martes, 27 de septiembre de 2011

Fiestas de San Mateo en Peralejos de las Truchas

Hace un año, ya os conté mi visita a Peralejos de las Truchas, con ocasión de las Fiestas de San Mateo. Este año he repetido la experiencia, con gran placer.
Una de las vaquillas, suelta junto al pilón de
la Plaza de la Fuente.
(JMBigas, Septiembre 2011)

El viernes por la tarde nos fuimos para allá, desde Madrid. Por el camino (entre Molina de Aragón y Peralejos) nos sorprendió un chaparrón breve, pero muy intenso. En el pueblo, llovió lo indecible durante diez o quince minutos, en torno a las nueve de la noche. Los músicos, que ya lo tenían todo preparado para el concierto de la noche en la plaza, sufrieron desperfectos en algún material, y tuvieron que ir a Guadalajara para traerse recambios. Al final, el concierto acabó empezando a las dos de la mañana, y se prolongó toda la noche.

El alojamiento, por supuesto, en la Pensión Casa Pura, que es casi como estar en casa, por el trato familiar que te otorgan. Dos de mis amigos (aficionados a la música) se trajeron un acordeón y una guitarra, y se empeñaron en que ensayásemos el coro de los esclavos del Nabucco de Verdi (Va pensiero). El resultado fue tan lamentable, que optaron por cancelar el resto de ensayos previstos. Si es que los que no controlamos el tema podemos romperlo todo.

El sábado por la mañana tocó suelta de vaquillas por las calles y plazas del centro del pueblo. Este año (la crisis obliga), sólo había dos vaquillas y no tres como el año anterior. Pero la celebración se retrasó prácticamente una hora (estaba prevista para las once y media de la mañana) debido a que alguien se había dejado un coche aparcado junto al pilón de la Plaza de la Fuente, en pleno recorrido de las vaquillas, y hubo que retirarlo (a brazo, que el dueño no aparecía).
Paseíllo de los diestros y sus cuadrillas.
(JMBigas, Septiembre 2011)

Este año renuncié a ni siquiera intentar deslizarme entre los barrotes de las rejas que bloquean la plaza, y me refugié (junto a mucha más gente) en el recinto protegido de la iglesia, a salvo de las arremetidas de las vaquillas. Allí había una multitud de niños, mujeres, hombres mayores y urbanitas reticentes (como yo mismo).

No hubo incidentes mayores, y las vaquillas se acabaron recogiendo, a punto para sucesivos festejos en otros lugares.

Por la tarde del sábado, a las cinco y media, estaba prevista la gran novillada, con dos diestros y cuatro novillos, más la suelta final de una vaquilla en la plaza, para regocijo de muchos y revolcones de alguno. Tras las lluvias del viernes por la noche, el sábado (y también el domingo) fueron días soleados, calurosos a mediodía, y fresquitos por la mañana y por la noche. Junto a la entrada a la plaza, unas chicas, muy guapas por cierto, nos ofrecieron unos sombreros rojos de paja, para protegerse del Sol. Por cinco euros se los compramos y recibimos como premio, un beso en la mejilla de los que dejan huella. La pena es que en la cinta que llevaba el sombrero, al nombre del pueblo se le había caído la "s" final y quedó en Peralejo de las Truchas. Y también el sombrero acabó destiñendo su color rojo en la frente. Estimo que, en origen, su coste debió ser de unos diez céntimos, pidiendo una cierta cantidad.


Azuzado por la cuadrilla, el público se empeñó en premiar a uno de los diestros con dos orejas y el rabo en el último novillo, claramente superior a los otros tres, que flojeaban escandalosamente de remos. Los dos diestros salieron de la plaza a hombros.

El año pasado hicimos una excursión para coger setas. Pero este año las condiciones meteorológicas, hasta ahora, no han sido nada favorables, y apenas se encuentran. Además, el municipio ha descubierto que las setas son bienes económicos, y han decretado todo el municipio como acotado de hongos.

Por lo tanto, el domingo por la mañana abordamos una excursión mixta de paseo, caminata y sesión de pesca de la trucha. Fuimos a las cercanías del río Cabrillas, donde dos del grupo se quedaron para una sesión de pesca, otros tres anduvieron por el monte, y yo me quedé junto al río, paseando por sus riberas y realizando una sesión fotográfica.

Tras comer en la Fonda Pura, emprendimos de nuevo viaje hacia Madrid. Hicimos una parada en Molina de Aragón, para echarle un vistazo al Museo, donde por estas fechas tienen una exposición temporal deliciosa, donde se exhiben unos cuantos de los barcos en miniatura que construyó en su vida D. Salvador Romero, con plancha de cobre. Desgraciadamente, el artista local falleció en 2010 a la avanzada edad de 96 años.

Para las nueve y media de la noche, llegamos a Madrid sin incidencias.

Tenéis acceso a una galería de 30 fotografías de los diversos acontecimientos del fin de semana, pinchando en la foto de la vaquilla en la plaza.

Fiestas en Peralejos de las Truchas (Septiembre 2011)


JMBA

Madrid Río (y 6): Virgen del Puerto y Colonia del Manzanares

Al norte del Estadio Vicente Calderón, entre los Puentes de Toledo y de Segovia, se desarrolla una zona tranquila del río Manzanares, con el Paseo de la Virgen del Puerto corriendo paralelo al río, por su ribera izquierda. Por la ribera derecha discurre la Avenida del Manzanares.
Pequeño salto de agua, junto a la esclusa de
Virgen del Puerto.
(JMBigas, Julio 2011)

A mitad de camino está el puente oblicuo que cruza el río. Es la herencia del antiguo trazado en superficie de la M-30 (o Calle 30, como insiste en llamarla el ayuntamiento). En ese punto, la M-30 cruzaba desde la orilla izquierda del río a su orilla derecha, para bordear la Casa de Campo y, más adelante, abrazar (limitar o incluso atenazar) al barrio de la Colonia del Manzanares, en su camino hacia el Puente de los Franceses, y la salida oeste de la ciudad.

En la zona de Virgen del Puerto, en ambas riberas, el proyecto Madrid Río ha regenerado mucho la zona. Han aparecido nuevos jardines y el llamado Salón de Pinos. Una amplia pista ciclista lo recorre por ambas orillas. Por cierto, de acuerdo a las normativas municipales, la velocidad máxima para los ciclistas en estas pistas junto al río es de 6 km/h. Espero que se cumpla, para evitar enojosos incidentes o atropellos de los que tengamos que arrepentirnos.


Sobre la orilla izquierda, en Virgen del Puerto, ha aparecido recientemente un nuevo hotel grande, el NH Ribera del Manzanares, que contribuirá, sin duda, a animar un poco esta tranquila zona.

Al norte del Puente de San Isidro (que une el Paseo de Pontones con el Paseo de la Ermita del Santo - en la ribera derecha -) está una de las esclusas del Manzanares, que forman parte de su sistema de regulación de caudal. Hay ahí un pequeño salto de agua (¿de un metro de altura?), que anima con su gorjeo el silencio ambiente (por esta zona, la M-30 ya circula soterrada). La esclusa incluye una casita (donde estarán las instalaciones técnicas) y una pasarela peatonal que permite cruzar el río. Desde ella, sobre la ribera izquierda, destaca la cúpula de la basílica de San Francisco el Grande.
Sobre la caseta de la esclusa,  al fondo se perfila
la cúpula de San Francisco el Grande.
(JMBigas, Julio 2011)

En lontananza, hacia el norte, se distingue el puente oblicuo, hoy reconvertido en pasarela peatonal y ciclista para cruzar el río en diagonal. Más allá, aunque no puede verse desde aquí, está el Puente de Segovia.

En la zona de Príncipe Pío y el Puente del Rey, el río vira hacia el noroeste, y sigue su camino hacia el Puente de los Franceses, por el distrito de Moncloa-Aravaca (barrio Casa de Campo). Frente a las ermitas gemelas de San Antonio de la Florida, el Puente de la Reina Victoria cruza el Manzanares, hacia la calle de San Pol de Mar. Un poco más adelante está la Colonia del Manzanares, construida en 1928 y llamada inicialmente Colonia de los Infantes, pues estaba originalmente destinada a los funcionarios del Palacio Real.

Toda esta zona es una lengua de tierra, tradicionalmente limitada por el río y por la Casa de Campo. Pero, además, la M-30 fue (y sigue siendo) una herida abierta que la abraza y atenaza. La autovía discurre pegada a las fachadas de las casas del barrio. A pesar de sufrir todos los inconvenientes y servidumbres de este hecho, el acceso a la M-30 desde estos barrios se realiza muy penosamente a través de las calles San Pol de Mar y Santa Fe, únicamente en sentido norte, y mediante desvíos absolutamente atormentados, sin ni siquiera una insinuación de carriles de aceleración o desaceleración. Mucha precaución si circuláis por esta zona, pues los vehículos que quieran acceder al barrio deben frenar casi absolutamente, para un giro brusco de 90º. Y lo mismo para los que quieren incorporarse a la autovía de circunvalación.
Balconcitos de madera sobre el río, en la zona de la
Colonia del Manzanares.
(JMBigas, Julio 2011)

Por la ribera izquierda discurre la calle Aniceto Marinas que, en muchos tramos, más parece la trasera de la avenida de Valladolid que una fachada fluvial. Por la ribera derecha, junto al río, la calle Ribera del Manzanares actúa de eje distribuidor a toda la zona (con los autobuses 41 - de Atocha - y 75 - de Callao - como protagonistas del transporte público).

Frente a la calle Felipe Moratilla hay una pasarela peatonal que permite cruzar el río. En esta zona, abundan los patos en el Manzanares, con su casita bien visible hacia el sureste. Estuve por allí un caluroso mediodía de Julio, y los patos buscaban la sombra de la pasarela para sobrellevar la canícula. En esa dirección se distingue con claridad el Puente de la Reina Victoria, el recorrido aéreo del teleférico de la Casa de Campo y, al fondo, la Catedral de la Almudena. En las orillas del río destacan unos balconcitos de madera, quiero pensar que destinados a dar de comer a los patos.

Hacia el noroeste, el río se pierde hacia el Puente de los Franceses y el extrarradio. En esta zona, el Proyecto Madrid Río ha introducido, hasta ahora, muy poquitas modificaciones a su aspecto anterior. Uno de los motivos es que el proyecto original incluía la construcción de un nuevo puente para el tráfico rodado, que hubiera permitido la circulación desde la zona de la Avenida de Valladolid hacia la Casa de Campo, y que hubiera cruzado esta lengua de tierra, creando una nueva herida irreparable. Afortunadamente, esta intención fue frenada por la presión vecinal, y se paralizó el proyecto.

Tenéis acceso a una galería de 25 fotografías de estas zonas de la ribera del Manzanares, pinchando en la foto de la caseta de la esclusa.

El río Manzanares por Virgen del Puerto y por la Colonia del Manzanares


Con la explicación acerca de estas zonas doy por finalizada la serie de artículos dedicados al proyecto Madrid Río, y al nuevo aspecto que han ido adoptando las orillas del río Manzanares a su paso por el municipio de Madrid.

Siguiendo el Manzanares aguas arriba, he escrito sobre el Parque del Manzanares, sobre la zona del Matadero y el Palacio de Cristal, el parque y playa de Arganzuela (con su característico puente tirabuzón), el puente de Toledo y la Glorieta de Pirámides, Virgen del Puerto, Príncipe Pío y la Colonia del Manzanares. Además de la introducción general al proyecto Madrid Río.

* * *

La regeneración y desarrollo de las zonas inmediatas a la ribera del Manzanares, en todo el municipio de Madrid, ha puesto de manifiesto que la fachada que la ciudad presenta al río está lejos de ser lo que a todos nos gustaría. Es por ello que el Ayuntamiento encargó y aprobó (en Enero de 2010) el llamado PReM (Plan de Renovación Urbana del entorno del río Manzanares). Este plan (cuya documentación completa se puede encontrar en la web del Ayuntamiento de Madrid), realiza un análisis exhaustivo de las fincas y edificios (algunos públicos, muchos privados) que se encuentran en este entorno, y realiza propuestas para la renovación, rehabilitación y puesta en valor de la fachada fluvial de Madrid.

Confío en que todas estas intenciones se vayan llevando a la práctica. Si es así, en unos cuantos años podremos disfrutar en Madrid del río que la cruza y de su entorno urbano. Por el momento, ya podemos disfrutar de las orillas del Manzanares, de los nuevos parques y jardines, de las zonas deportivas, de las pistas ciclistas. Pero en muchos lugares nos agrede todavía la degradación de alguna de las zonas; porque Madrid Río ha puesto en evidencia las muchas heridas que toda ciudad acaba acumulando con el paso del tiempo. Y el desarrollo de las riberas obliga ahora a muchos edificios a actuar de fachada fluvial, lo que nunca estuvo en el ánimo de los proyectos para su construcción. En algunos casos, hace muchas décadas ya.

Disfrutemos, pues, de lo que ya existe; sin dejar de trabajar por lo que todavía queda por hacer.

JMBA

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Astorga, por aquí anduvo Gaudí

Ese lunes de finales de Agosto, por la mañana, terminé algunas gestiones en Ponferrada, e inicié camino de vuelta a Madrid, que los días de asueto se habían terminado.
Vacas descansando plácidamente en la sierra, cerca del
Camino de Santiago (LE-142), en las proximidades
de Foncebadón.
(JMBigas, Agosto 2011)

Pero quería hacer una visita a Astorga, al menos para ver la zona monumental donde trabajó Antonio Gaudí. Un amigo me había recomendado realizar el viaje desde Ponferrada a Astorga siguiendo el Camino de Santiago, que es la carretera de la sierra (LE-142). Así lo hice.

No importa por donde se quiera salir del Bierzo, hay que cruzar montañas. Porque el Bierzo es una hoya, rodeada de montañas por todas partes menos por una, que la une al cielo.

La carretera en sí es bastante mala, hay que subir a la montaña, para bajarla de nuevo en dirección a Astorga. No se puede esperar sacar grandes promedios, pero la distancia hasta Astorga tampoco es muy grande, por lo que la diversión paisajística bien merece el desvío.

Se sale de Ponferrada (más o menos a unos 540msnm), hacia Molinaseca, Riego de Ambros y Acebo. La carretera es una constante subida, pero en ningún momento muy fuerte. Me crucé con muchos peregrinos (a pie, en bicicleta) que, lógicamente iban en dirección contraria a la mía, hacia Santiago de Compostela.
Palacio del Obispo de Astorga, obra de Antonio Gaudí.
(JMBigas, Agosto 2011)

En toda esa zona, especialmente los que iban en bicicleta, estaban felices, porque su camino era de bajada constante. Se cruzan pueblines en la sierra que deben vivir del ganado y de los peregrinos. En Acebo, por ejemplo, me dio la sensación de que había muchas infraestructuras de alojamiento para el peregrino, supongo que será un final de etapa reconocido. A la hora matinal que pasé por ahí, muchos se estaban preparando para iniciar la jornada.

La carretera sigue subiendo hasta unos 1500msnm, en la zona del cuartel de Manjarín del Bierzo (que ignoro si sigue operativo o no). En el horizonte, los montes de León, praderas con muchas vacas retozando, y abundantes molinos de energía eólica en lo alto de las cadenas montañosas.

Luego viene una bajada prolongada, pasando por Manjarín, Foncebadón, Rabanal del Camino. Por esta zona, los peregrinos con los que me crucé iban más agobiados, pues su ruta era una subida prolongada. Vi muchos extranjeros también, especialmente en bicicleta, que iban avanzando penosamente.

El camino finalmente entra en zona más llana, hacia Santa Colomba de Somoza, Pedredo, Castrillo de los Polvazares (famoso por su cocido maragato) y Murias de Rechivaldo, hasta llegar finalmente a Astorga (a unos 875msnm).

Yo quería ver la zona de la Catedral y el Palacio del Obispo, por lo que intenté meterme con el coche hacia el centro de Astorga. Pero, repetidamente, me encontraba caminos vedados que me expulsaban de nuevo hacia la carretera principal. No llevaba plano de Astorga, por lo que andaba un poquito a ciegas.
Detalle  de la entrada al Palacio Episcopal, Gaudí
en toda su plenitud.
(JMBigas, Agosto 2011)

Pero finalmente conseguí acceder a la calle de los Sitios donde, por fortuna, encontré una plaza de aparcamiento (de pago en zona azul). Ya me convenía, porque tampoco quería estar muchísimo tiempo allí. Luego descubrí que a menos de cien metros de allí (por detrás del Palacio Episcopal, a un nivel un poco más bajo), hay un descampado bastante grande utilizado como aparcamiento.

Tomé un refresco en una cafetería (en la esquina de la calle de los Sitios con la de Santiago) y aproveché para visitar el servicio (que el camino por la sierra había sido bastante diurético). Luego avancé a pie por la calle de los Sitios hasta la plaza de Eduardo Castro, que está enfrente de la Catedral y del Palacio Episcopal, obra de Antonio Gaudí.

Por el camino (menos de doscientos metros), infinidad de tiendas proponiendo a los visitantes los productos típicos de Astorga (mantecados -o mantecadas-, hojaldres, chocolates), entre las que destaca la inmensa tienda de Alonso (uno de los principales productores locales) que tiene a la venta toda clase de productos regionales.

Y luego, la primera sensación ante el Palacio del Obispo (o Palacio Episcopal) de estar en Disneylandia ante el castillo de Blancanieves. Impolutamente blanco, el Palacio fue proyectado y diseñado por el arquitecto catalán Antonio Gaudí, en la que es una de sus poquitas obras fuera de Cataluña. Su construcción se realizó entre 1.889 y 1.915.
Portada de la Catedral de Santa María de Astorga.
(JMBigas, Agosto 2011)

Luego ya se fija uno en los detalles, y es Gaudí en toda su plenitud. Veréis algunas fotos con detalles que abonan esta sensación.

Avanzando un poco más está la Catedral de Santa María. Se empezó a construir a finales del siglo XV (inicialmente en estilo gótico), sobre un templo previo del que no hay muchos datos. La obra se fue completando a lo largo de los siglos, por lo que es un rosario de estilos, que incluyen al renacentista y al barroco de la fachada principal.

Junto a la catedral está la pequeña iglesia de Santa Marta, una de las advocaciones más antiguas de Astorga, con un bonito campanario.

Astorga fue un importante nudo administrativo y de comunicaciones en la época de la dominación romana (entonces su nombre era Asturica Augusta). Su diócesis (de las de mayor extensión en España) está documentada desde el siglo III, y abarca la mitad de la provincia de León, y parte de las de Zamora y Orense.
Iglesia de Santa Marta, anexa a la Catedral de Astorga.
(JMBigas, Agosto 2011)

Tras la dominación romana, la ciudad cayó en letargo, pero se revitalizó con el impulso del Camino de Santiago en el siglo XI. Aun hoy es una de las etapas señeras del Camino para todos los peregrinos.

De vuelta hacia donde había aparcado el coche, compré algunos hojaldres (con los que obsequiaré a los amigos en nuestra próxima reunión) y alguna cosilla más, así como media hogaza de pan, aprovechando que ya volvía para casa ese mismo día. 

Desde Astorga seguí la autovía A-6 camino de Madrid. Pasé por Palacios de la Valduerna y cerquita de La Bañeza (a la izquierda) y de Jiménez de Jamuz (a la derecha), pueblín famoso por la Bodega El Capricho, que la revista TIME dice que podría ser el mejor lugar del mundo para comer carne y uno de los únicos restaurantes donde se puede comer carne de buey auténtico, escogido y mimado por su propietario, José Gordón. 
La estatua de un peregrino, en lo alto de una de las
torres de la Catedral de Astorga.
(JMBigas, Agosto 2011)

La autovía avanza por la zona del Páramo (Roperuelos del Páramo, Pozuelo del Páramo) y luego hacia Benavente (Zamora), Tordesillas y Rueda (Valladolid).


Tras una breve parada en Rueda (con un montadito de buen jamón y un refresco en el Bar Leonés Casa Lola, que fue mi almuerzo ese día), seguí por Medina del Campo (Valladolid), Arévalo y Adanero (Ávila), donde decidí abandonar la autopista de peaje (la AP-6, que cruza la sierra por el túnel de Guadarrama) y subir al Alto del León, que siempre es un placer. Acabé llegando a casa avanzada la tarde.

Podéis acceder a una galería de fotografías (26) de Astorga, pinchando en la foto del Palacio del Obispo.



Fin de trayecto.

JMBA

martes, 20 de septiembre de 2011

Ponferrada: paseo por su casco histórico

Tras haber bajado desde Gijón hasta la zona de Ponferrada por el Puerto de Somiedo, la comarca de Babia y Villablino, y de haber visitado la zona de Las Médulas ese domingo por la tarde de finales de Agosto, regresé a Ponferrada al final de la tarde.
Ayuntamiento de Ponferrada, en la plaza del
mismo nombre.
(JMBigas, Agosto 2011)

El hotel que había reservado, el Aroi Bierzo Plaza, se encuentra en la propia Plaza del Ayuntamiento, el centro del casco histórico de la ciudad (aunque a la mañana siguiente me enteré de que no en el centro, tal y como lo conocen sus propios habitantes). Debajo de la plaza, completamente peatonal, hay un aparcamiento subterráneo, con el que el hotel está coordinado, proponiendo un precio especial a sus clientes. El único pequeño problema es que el aparcamiento tiene dos plantas, pero no tiene ascensor para subir hasta el nivel de la plaza. Y las plazas reservadas para el uso de los huéspedes del hotel están en la segunda planta. Subir el equipaje por las escaleras las dos plantas no fue una experiencia de las más agradables.

Antes de cenar, di una vuelta al atardecer por la zona del casco histórico. En la propia plaza está el Ayuntamiento, un edificio singular. Pasando por debajo de la torre del Reloj, se entra en la calle del Reloj, hasta la Plaza de la Encina. Allí está la Basílica de La Encina, frente a la que está la estatua homenaje al Templario, obra de Venancio Blanco. Desde allí se puede bajar por la calle Gil y Carrasco, que discurre paralela al famoso Castillo de los Templarios, hasta la Avenida del Castillo, que cruza el río Boeza hacia el centro moderno de la ciudad.
Monumento homenaje al Caballero Templario, frente
a la Basílica de la Encina.
(JMBigas, Agosto 2011)

Se me hizo de noche, y busqué un lugar agradable para cenar. Tras varias dudas, al final decidí sentarme en la terraza del restaurante La Violeta, en la propia Plaza del Ayuntamiento, que forma parte del complejo del hotel. Según me contó luego el maître, tuve suerte, ya que esa noche la temperatura era agradable y el tiempo estaba calmado, mientras que la terraza por la noche había sido inhabitable los días previos, debido al viento y al frío (relativo). Un domingo por la noche había muy poca gente por allí. De hecho, en la terraza, sólo había dos hombres en otra mesa. Uno de ellos parecía obsesionado con venderle alguna cosa al otro, que se mostraba más bien reticente. El camarero que me atendió, un senior batido en mil batallas en esto de la hostelería y la restauración, me aconsejó un poco con la carta. Curiosamente, había varios platos francamente exóticos, como solomillo de canguro y carne de antílope. Cedí a la tentación (tras contarme las excelencias el camarero) de pedir el solomillo de canguro (que resultó exquisitamente tierno), precedido de una provoleta con tomate oreganado. Me dejé aconsejar un Bierzo Mencía del 2005 (Val d'Uria, poco conocido, de una pequeña bodega de Villamartín de la Abadía) y allá que fuimos con la cena adelante.
La Torre del Reloj, junto a la Plaza del Ayuntamiento,
en Ponferrada.
(JMBigas, Agosto 2011)

Como el camarero andaba bastante desocupado por la poca parroquia, tuvimos reposo para mantener alguna conversación sobre la trayectoria vinícola del Bierzo, en plena expansión nacional e internacional. A los postres, vi en la carta que proponían crêpes suzette, que es una de mis debilidades (gastronómica y litúrgica). Este postre (que muy poquitos restaurantes se atreven a proponer, por su costosa elaboración frente al cliente), siempre me evoca una anécdota muy recordada que me sucedió viajando con mi padre. En 1992 hicimos un viaje por México y Guatemala. Estando en Mérida (del Yucatán), fuimos a cenar a un restaurante y pedimos crêpes suzette como postre. Al camarero jovencito que nos atendía se le iluminó la cara, a la par que se ruborizaba. Se retiró y volvió con el carro con su fogón y su sartén, todo ello inmaculado (no descartaría que fuera su primer uso). Empezó los preparativos y, poco a poco, fueron acudiendo a las proximidades otros camareros y gente de la cocina, para presenciar el espectáculo. Dedujimos que el chaval recién habría vuelto de un curso donde le habían enseñado eso, e, inconscientemente, le dimos la primera ocasión que tuvo de demostrar los conocimientos adquiridos. Y, además, las crêpes resultaron ser suculentas y golosas.
Entrada al Castillo Templario de Ponferrada.
(JMBigas, Agosto 2011)

Esa noche, en Ponferrada, el camarero senior acudió con el carrito, el fogón, la sartén y todos los ingredientes. Con gran cariño y profesionalidad, me elaboró dos crêpes suzette absolutamente memorables.

De allí me fui directamente a dormir al hotel (treinta pasos). A la mañana siguiente me levanté prontito, desayuné en el hotel (un correcto desayuno de buffet), y me di un paseíto matinal por la misma ruta del casco histórico. En la Plaza del Ayuntamiento hay varios elementos singulares del mobiliario urbano. Empezando por la farola en su centro, y siguiendo por un quiosco de prensa y la estatua homenaje al barquillero.

Para mi desgracia (¿o quizá mi suerte?), los lunes el Castillo Templario está cerrado al público y no pude visitar su interior. Pasé por delante del Museo de la Radio (sin duda el mejor de su género en España), creado y fundado por el famoso locutor radiofónico Luis del Olmo, ponferradino y berciano hasta el tuétano.
Museo de la Radio, en Ponferrada.
(JMBigas, Agosto 2011)

Quería comprar alguna botella de vino del Bierzo, y pregunté en la recepción por una tienda enológica. Me recomendaron una tiendecita para turistas al principio de la calle del Reloj. Pero más tarde de las diez y media de la mañana, la tienda estaba oscura y sin síntomas de pretender abrir en breve. En el hotel me dijeron que si no, en el centro. Vaya, hasta ese momento yo estaba convencido de estar en el centro. Siempre se aprende algo.

Como no me dieron mayores detalles, subí a la habitación y me conecté a Internet (yo llevaba mi netbook, y había WiFi gratuito). Allí localicé una vinoteca (en el centro) que me pareció conveniente. Anoté la dirección en el tomtom, recogí el equipaje y me bajé al parking para recuperar mi coche (de nuevo las dos plantas con el equipaje en brazos).

La vinoteca en cuestión (Benito Otero, en la calle Antolín López Peláez, 23), resultó ser una tienda de vinos muy interesante, con un buen surtido de vinos del Bierzo de todas clases. Compré algunos vinos de la zona, y les indiqué que, por si no creían demasiado en Internet (creo que no tienen web propia), yo había acudido a su tienda gracias a que aparecían en algunos directorios de Internet.

Tenéis acceso a una galería de 34 fotografías del casco histórico de Ponferrada, pinchando en la foto del Ayuntamiento.

Casco histórico de Ponferrada (El Bierzo, León)


De allí me fui hacia Astorga por la sierra (el auténtico Camino de Santiago).

Pero esa ya es otra historia.

JMBA