Querido Paseante, siempre eres bienvenido. Intenta escribir algún comentario a lo que leas, que eso me ayuda a conocerte mejor. He creado para ti un Libro de Visitas (La Opinión del Paseante) para que puedas firmar y añadir tus comentarios generales a este blog. Lo que te gusta, y lo que no. Lo que te gustaría ver comentado, y todo lo que tú quieras.


Pincha en el botón de la izquierda "Click Here - Sign my Guestbook" y el sistema te enlazará a otra ventana, donde introducir tus comentarios. Para volver al blog, utiliza la flecha "Atrás" (o equivalente) de tu navegador.


Recibo muchas visitas de países latinoamericanos (Chile, Argentina, México, Perú,...) pero no sé quiénes sois, ni lo que buscáis, ni si lo habéis encontrado. Un comentario (o una entrada en el Libro de Visitas) me ayudará a conoceros mejor.



martes, 25 de noviembre de 2014

Contra la Casta Vivían Mejor

Creo que a Pablo Iglesias y a la organización, partido o lo que sea, Podemos, les ha hecho mucho daño su entrevista en El Objetivo de Ana Pastor, en La Sexta, el domingo de la pasada semana. Seguramente, fue demasiado prematura. Ana Pastor quería que Pablo Iglesias le contara el programa político de gobierno de Podemos. Y quedó claro que este (¿todavía?) no existe.
Pablo Iglesias con Ana Pastor, en El Objetivo de La Sexta
(domingo, 16 de Noviembre de 2014)
(Fuente: laSexta)

Ana Pastor, en su línea inquisitiva habitual, buscaba respuestas, lo más claras posible, a sus múltiples preguntas. Y Pablo Iglesias, en general, no las dio. Se extravió en dudas y circunloquios, que en nada refuerzan su imagen pública de líder político con posibilidades de llegar a Moncloa.

Cuando el puesto de pipas y golosinas de la entrada al parque se enfrenta a su evolución a multinacional de la patata frita e imperio de las cortezas, debe abordar con seriedad un cambio significativo de su modelo de negocio. Los métodos de gestión y dirección que eran válidos para el puestecito, deben cambiar y evolucionar de modo muy significativo, o el fracaso más estrepitoso está servido.

Podemos, que, de alguna forma, es un spin-off de los movimientos ciudadanos del 15-M, se está enfrentando a un cambio muy significativo de su identidad y de sus modelos de gestión y de negocio, digámoslo así.

Al éxito, que nadie debería dudar, de su propuesta para las Elecciones Europeas, han seguido las sucesivas encuestas que sitúan a Podemos entre las primeras fuerzas políticas del país, amenazando con claridad al bipartidismo imperante en toda la última etapa democrática. Según algunas de ellas, sería la fuerza política con mayor intención directa de voto.

Podemos, y su ya líder elegido, Pablo Iglesias, están actualmente inmersos en el proceso de definición de su identidad, organización y programa políticos. Este proceso es inevitable para estar en condiciones de disputar el poder en unas Elecciones Generales, que están, salvo adelantos no previstos, a un año de celebrarse.

Sin embargo, el proceso no es gratuito. Entre muchos otros aspectos, porque obliga a empezar a comunicar en positivo. Ya no basta presentarse como una alternativa a la casta política que ha estado gobernando España en los últimos cuarenta años. Ya no bastan las soflamas incendiarias con eslóganes que a muchos ciudadanos, castigados por la crisis y hastiados del cenagal, les resultan atractivos. Ya es tiempo de empezar a hablar en positivo. De contar con claridad a los ciudadanos qué piensan hacer en cuanto alcancen, supuestamente, el poder. Y, sobre todo, cómo piensan hacerlo.

Es tiempo ya en que resulta obligatorio que todas las iniciativas vayan acompañadas de una cierta memoria económica. Porque los ciudadanos tenemos el derecho a saber lo que sucedería si, algún día, otorgamos de forma mayoritaria nuestra confianza a esta formación política.

El desafío mayor para Podemos es si van a conseguir cambiar el chip a estos nuevos tiempos, sin convertirse, ellos también, de algún modo, en casta.

La aritmética del gobierno es aburrida, pero tozuda por encima de todo. El gasto público, la prometida renta universal, etc. etc., requiere de los suficientes ingresos para poder sufragarlo. Porque el déficit permanente y creciente no es ni una respuesta ni una solución. El déficit público, como los préstamos personales o las hipotecas, tiene sentido cuando se dedica a financiar inversiones que mejoren la competitividad del país en su conjunto. Pero no lo tiene si se destina a pagar los gastos corrientes.

La Deuda Pública, si queremos seguir siendo un país serio, no puede impagarse sin más. Para estar en condiciones de mejorar la vida de los ciudadanos, España debe ser un país fiable, donde reine la seguridad jurídica.

Claro que es posible un camino alternativo. Situándose al margen del contexto internacional y de los mercados de capital, abordando colectivizaciones que, inevitablemente, nos recuerdan al fracaso soviético, creando una moneda nacional que se pueda manejar con total libertad y que esté sujeta, por supuesto, a inacabables devaluaciones. Retirándose de la Unión Europea y del Euro. Instalándose en un estado de autarquía que nos recuerda, inevitablemente, al período de posguerra.

Con esos mimbres, cualquier utopía podría ser posible. Pero, sospecho, pocos ciudadanos españoles estarían dispuestos a abordar ese camino, si se les cuenta con suficiente claridad.

Su propio éxito les puede asfixiar. No es evidente cuál debería ser el mejor camino para descender de los grandes principios y los eslóganes atractivos, a la realidad de los presupuestos y las prioridades políticas; a la definición de cómo se va a reformar el esquema de tributación y los impuestos; a la realidad de qué es lo que va a suceder con los autónomos o con los pequeños rentistas, que viven del rendimiento de sus ahorros. Y así con todos los pequeños y aburridos detalles del día a día que supone gobernar.

De la lírica hay que descender a las matemáticas, a la aritmética, a las sumas y las restas. Y esa evolución no está exenta de gravísimos riesgos, en los que Podemos podría estrangularse con su propio cordón umbilical.

De momento, lo que Pablo Iglesias le contó a Ana Pastor no creo que convenza a nadie. Necesitan tiempo, pero no tienen mucho.

Este domingo, César Molinas, en El País, titulaba su columna "Los Gansos del Capitolio", y la subtitulaba con "Regeneración Forzada". Reproduzco aquí su último párrafo (la cursiva es aportación mía), muy ilustrativo, agradeciéndole a mi buen amigo Paco Reverte que la pusiera bajo mis ojos:

"En el año 390 a. C. los galos destruyeron Roma y los romanos se refugiaron en las fortificaciones del Capitolio. Por la noche y en sigilo, los bárbaros intentaron escalar los parapetos, lo que provocó una gran algarabía de graznidos de los gansos sagrados que moraban en las laderas de la colina. Esto despertó a los romanos que consiguieron repeler el ataque. España está sitiada por la corrupción, el desempleo, la crisis territorial, la falta de un proyecto solvente de futuro y un régimen político inoperante. En este símil los de Podemos son los gansos, no los bárbaros.".

Podemos todavía está en condiciones de convertirse en la horda de asaltantes del Capitolio. Pero deben superar un desafío de resultado incierto: descender de la poesía a las matemáticas. Y que la aritmética convenza a una mayoría de ciudadanos.



Aunque se resisten a identificarse como una fuerza de izquierdas, para la mayoría es bastante evidente que Podemos es una formación que podríamos situar en la izquierda bastante extrema. El Partido Popular lo tiene claro, y por eso vive con regocijo, y también cierta inconsciencia, la creciente fragmentación aparente de las fuerzas de izquierda. Aunque en estos temas delicados, lo importante no es reír, sino ser el último en hacerlo.



Y muy torpes deberían ser PSOE e Izquierda Unida, o muy adormilados deberían estar, para no darse cuenta a tiempo del graznido de los gansos. Y reaccionar, por consiguiente, con claridad y energía a la absoluta necesidad de una regeneración en profundidad de esta democracia enferma.



La creciente inquietud de los ciudadanos y su progresiva exaltación y cabreo, no supone que puedan estar dispuestos a apoyar con sus votos iniciativas que se vean como suicidas.


Podemos se enfrenta a un proceso muy delicado, en el que se arriesgan a convertirse ellos también en casta, o a declinar propuestas que estén lejos de lo que una mayoría de ciudadanos puedan aceptar. El éxito en ese camino es posible, pero no está de ningún modo asegurado, sino que tendrán que ganárselo con humildad y esfuerzo.

En el espejo de la realidad, Podemos se ha visto con posibilidades reales, en un plazo bastante corto (un año a contar desde hoy), de convertirse en la fuerza política responsable del Gobierno de España. Y eso supone gobernar para todos los ciudadanos, no solamente para los indignados antisistema o los mal llamados perroflautas. Necesitan desarrollar a toda prisa un programa político de gobierno que resulte creíble y sea seductor para una mayoría de los ciudadanos.

Porque creo que ya no vale invocar un eventual voto a Podemos como parte de un desespero ciudadano, del hecho de estar convencidos de que nada tenemos que perder. En España, un país razonablemente próspero, integrado en Europa y en el primer mundo, un estado de derecho con un sistema democrático, mejorable pero democrático al fin y al cabo, hay muchas cosas que podríamos perder. Nunca las cosas están tan mal como para que no puedan empeorar.

Hay que tener en cuenta, además, que la sensación de libertad de cualquier ciudadano que responde a una encuesta no tiene nada que ver con la responsabilidad que siente cuando deposita su voto en una urna. Y todos estamos muy cansados del sectarismo mostrado por los últimos gobiernos, que a menudo parece que sólo gobiernan para sus amiguetes o sus simpatizantes.

No creo que a ningún ciudadano medio de este país pueda seducirle la idea de convertir a España en la Venezuela de Chaves. Un suponer.

Podemos se enfrenta ahora a una tarea titánica. A toda prisa debe desarrollar un programa político de gobierno que nos convenza de que están dispuestos a gobernar para todos los españoles. Un programa que nos seduzca con sus propuestas y que no nos inquiete con sus inconcreciones.

Y, para mí, el argumento principal debe ser que el compromiso de todo gobernante debe ser el de erradicar la pobreza, no la riqueza. Conseguir que cada vez haya menos pobres, no que haya menos ricos.

Del éxito de esa reválida a la que se enfrenta Podemos va a depender que se convierta en una fuerza política fiable para asumir el Gobierno de España, o sólo hayan sido esos gansos del Capitolio, que con su aleteo desenfrenado alertó a los defensores de la fortaleza sobre el ataque de los bárbaros. Una banda que disipó el sopor que afectaba a los guardianes.

Está claro que contra la casta vivían mejor, o por lo menos, más cómodos. Pero ese tiempo ya pasó, y deben asumir con rapidez su nuevo papel.

En cualquier caso, que se conviertan o no en parte de la casta que tanto han denostado, dependerá básicamente de su actitud.

JMBA

lunes, 24 de noviembre de 2014

El Otoño me Deprime

Mi biorritmo personal, a falta de otras restricciones, necesidades u obligaciones, me lleva más a trasnochar que a madrugar. Habitualmente, puedo estar más despejado a las tres de la madrugada que a las ocho de la mañana. A pesar de todo, madrugar siempre es un placer, porque ver el amanecer es el premio diario que la Naturaleza nos da.
"Paseo inmerso en los colores otoñales", original de
la pintora Isabel Gualda.
(Fuente: artelista)

A pesar de lo dicho, la luz es vida. Y el otoño, de esto, anda más bien escasito. Y, además, el tema se agrava día a día, lo que es todavía bastante peor, pues nos quita hasta la esperanza.

En Noviembre, te levantas un día a las siete de la mañana (solía hacerlo de lunes a viernes durante toda mi vida, hasta hace unos pocos años) y es noche cerrada. Para afeitarse, es normal necesitar una luz de refuerzo para evitar sangrías innecesarias. Pero, de reojo, es vitalizante ver la luz del día a través de la ventana (al menos, los que tenemos la suerte de disponer de una ventana al exterior en el cuarto de baño). En esta época, privación total y negrura exterior.

En Noviembre, si te tomas un segundo café después de comer, o si te remansas en una agradable sobremesa con una copita de brandy, eso que ya resulta desconocido en muchos de los bares de este país, se te ha echado la noche encima, y más bien parece que estés cenando pronto.

Lo que resulta todavía más desmoralizante es que la situación empeora día a día. Hasta Navidad, cada día que pasa nos quita algún minuto más, por la mañana y por la tarde. Un desastre, vaya.

En esta época hay muchos días de los que se llama poéticamente, para disimular, como días otoñales. Con cielo color gris plomo, que a veces parece extenderse hasta el infinito desde un par de palmos por encima de nuestras narices. Y frecuentes lloviznas, cuando no chubascos.

Los noticieros parecen regocijarse con las tempranas noticias invernales: nieve en la sierra o récord de nevadas al norte del estado de Nueva York (¿por qué nos resultará siempre tan cercano ese enclave remoto, a pesar de que Buffalo es una ciudad provinciana, que el turista sólo conoce como puerta de acceso a las Cataratas del Niágara?).

Casi olvidamos la época alegre de reporteras televisivas, fresquitas de atuendo, rebozadas de tomatina (un decir) en alguna de las muchas fiestas populares que nos trae el verano. Las sustituyen los abrigos y las llamativas bufandas, que parecen, en sus infinitas revueltas, recrear sus propios volúmenes de animales prehistóricos (mucho trabajo previo debe de llevar eso, supongo yo).

Y lo que es peor, en los escasos ratitos soleados, el Sol luce con timidez y una languidez de jubilado, como si fuera consciente de la necesidad de aprovechar ese tiempo escaso en que se le permite brillar. Las sombras suenan como artificiales y hasta fantasmales, como anticipando la muy próxima lobreguez de la oscuridad y la noche.

A muchos les gusta hacer un panegírico de los colores otoñales con los que se viste el monte. Y es verdad. En otoño el color verde salud se convierte en un ocre enfermizo, que, a pesar de todo, resulta agradable de ver en mil fotografías (¿quedará algo o alguien en el mundo que no haya sido ya retratado infinidad de veces?). Mirándolas desde el agradable calorcito del hogar o de un café recoleto. Que para verlo al natural, hay que tomar precauciones que hacen que el acto no compense, por lo menos no a mí. Para verlo hay que afrontar temperaturas gélidas, y, para resistirlo, hay que desplegar todo un armario de atuendos invernales y calzado odioso.

Los árboles de hoja caduca se ven desnudos, pero más bien desnudo de hospital que de himeneo. Y los que no pierden las hojas toman un color que sugiere enfermedad. Las aceras y calzadas se llenan de hojas muertas, y el suelo de los bosques se puede convertir en una trampa resbaladiza letal si, además, están húmedas.

En resumen, el otoño me resulta deprimente. Yo siempre digo que de Octubre a Marzo, hiberno como algunos osos. Me salva que, a finales de Noviembre, es mi cumpleaños, y siempre hay algún motivo de alegría. Y que, ya desde primeros de Noviembre, se insinúa la época navideña en las iluminaciones callejeras y los grandes almacenes. Esa época, por cierto, rellena de alegrías muchas veces fingidas y de gastos siempre desmesurados.

En los calendarios taco-de-escritorio, en los que cada día vamos pasando una hoja, el grosor de lo que queda es ínfimo respecto a lo ya pasado. Hay que pensar en comprar un nuevo taco, y en preparar las finanzas para un mejor pasar con Hacienda.

El invierno puede ser todavía más duro. Podemos incluso ver nieve en algunas ciudades, y sufrir fríos intensos, algunos días. Pero existe la esperanza. Cada día hay algún minutito más de luz, e incluso en Febrero algún mediodía pudiera parecer primaveral.

Una esperanza de la que carece el otoño, porque cada día que pasa, el tema empeora. Hasta que, por Navidad, casi te sientas a comer siendo ya noche cerrada.

Siempre me he considerado un hombre tropical, por si todavía lo dudábais. Me parece que el estado natural del hombre son los calzones cortos, la camiseta (si acaso) y las chanclas. Y el resto es atuendo artificial, pero necesario para sobrevivir. Supongo que los que se dediquen al mundo de la moda me odiarán, porque las prendas de abrigo brindan nuevas e interesantes oportunidades de negocio.

En fin, que me deprime el Otoño. Por eso prefiero pasarlo lo más de puntillas que las circunstancias me dejan.

Y si alguien se atreve al desafío, que redacte una Oda al Otoño.

Ahí queda eso.

JMBA

viernes, 14 de noviembre de 2014

Por Tierras de Burgos (4): Ruta por las Merindades

Ya os he contado en capítulos anteriores nuestras paradas en el camino hasta Burgos, nuestros paseos por la ciudad y la visita a Atapuerca y al Museo de la Evolución Humana.

La Provincia de Burgos (14.292 kilómetros cuadrados) se extiende principalmente en el eje norte-sur, en el norte-noreste de España. La parte sur de la provincia es bastante conocida por los viajeros, incluyendo su capital, la zona vinícola en torno a Aranda de Duero y, más al este, Miranda de Ebro, nudo ferroviario tradicional y puerta de acceso al País Vasco (Vitoria, Bilbao, San Sebastián y Francia).
Curiosas esculturas arbóreas, junto a Tubilla del Agua.
(JMBigas, Julio 2014)

Pero el norte de la provincia es bastante desconocida, a pesar de que contiene los territorios en que se habló (y se escribió) de Castilla por primera vez en la historia, y un montón de maravillas naturales y monumentales. Hay un eje de comunicación principal, que une Burgos con Santander y el mar Cantábrico. Pero en el resto, todo son carreteras secundarias, que cruzan por paisajes maravillosos y muy escasamente poblados. En su extremo norte y noreste, se encuentran los límites con Cantabria y con Vizcaya.

Toda esta amplia zona del norte de la provincia de Burgos se conoce como la comarca de Merindades. En el camino hacia las Merindades desde Burgos capital, hacia el noroeste, se encuentra la interesante comarca de Páramos, también conocida como comarca de Sedano y Las Loras, por donde discurre el curso alto del río Ebro, que nace en la vecina Cantabria.
Orbaneja del Castillo y la espectacular cascada que
cae hacia el río Ebro.
(JMBigas, Julio 2014)

El miércoles 16 de Julio salimos desde Burgos capital, a las nueve de la mañana, en el coche y con mi amigo G., en dirección al norte, con intención de dedicar el día completo a visitar algunas de las maravillas que encierra toda esa zona. En la actualidad, visitar las Merindades debe hacerse ex-profeso, ya que no es el camino natural de paso ni hacia Cantabria ni hacia el País Vasco.

Por recomendación de mi buen amigo burgalés F., en la primera etapa queríamos llegar a Orbaneja del Castillo, en la comarca de Páramos, junto al curso del alto Ebro y muy cerca del límite con Cantabria. Salimos en dirección al norte, por la N-623. Hicimos una parada en un apartadero de la carretera, con fuente de agua potable incluida, atraídos por unas curiosas formaciones arbóreas. Los altos árboles parecían haber sido esculpidos por algún atrevido artista. La zona es cercana al pueblo de Tubilla del Agua, y sus coordenadas son N 42,716221º O 3,800443º.

El camino hacia Orbaneja del Castillo supone un desvío de ida y vuelta por la carreterita BU-643, desde Quintanilla-Escalada. Esta carretera, que discurre entre frondoso arbolado, discurre paralela al río Ebro.
Puente natural excavado por el río Nela, bajo el
pueblo de Puentedey.
(JMBigas, Julio 2014)

El pueblo de Orbaneja del Castillo (pop. 47) se encuentra ubicado a unos 90 metros por encima del cauce del río Ebro, a algo más de 700 metros de altitud sobre el nivel del mar (snm). Las características kársticas del terreno provocaron el nacimiento de un pequeño arroyo que recorre el pueblo y se desploma en una espectacular cascada hacia el cauce del río Ebro. Desde la propia carretera, que discurre hacia Cantabria, bajo el pueblo de Orbaneja del Castillo, se tienen unas maravillosas vistas del pueblo en lo alto y la espectacular cascada, que bien merece una parada y muchas fotos.

En lo alto de la montaña, a ambos lados del río, se distinguen rocas de curiosas formas, provocadas por la erosión del paso de los siglos. Sobre el pueblo, se ve una formación rocosa que podría tomarse por la figura de un militar vigilando la zona. Yo la bauticé como El Capitán.

Desde Orbaneja seguimos camino, en dirección a Puentedey. Para ello retrocedimos de nuevo hacia la N-623, y seguimos luego en dirección Norte. A la altura de Cilleruelo de Bezana nos desviamos a la derecha por la carretera BU-564. En el pueblo de Soncillo enlazamos con la BU-526. Y, más adelante, en Santelices, tomamos a la derecha por la BU-561 que va siguiendo, más o menos, el curso del río Nela. Un poco más adelante llegamos a Puentedey.
Ermita-cueva de San Tirso y San Bernabé, en Ojo Guareña,
Merindad de Sotoscueva.
(JMBigas, Julio 2014)

Puentedey (pop. 58) está en la comarca de Merindades, en la Merindad de Valdeporres. El pueblo se encuentra situado sobre una masa rocosa de origen kárstico. El río Nela ha excavado, bajo el pueblo, un curioso puente natural, de casi un centenar de metros de longitud.

Junto a la carretera, camino del puente que cruza el Nela (N 42,975273º O 3,685212), se tiene una excelente vista del puente natural, o túnel en la roca, que caracterizan a Puentedey. Junto al río, en un chamizo, están a la venta muchas de las maravillas naturales y gastronómicas que produce la zona. Tomamos un café y seguimos camino hacia el Monumento Natural de Ojo Guareña. Se trata de un complejo kárstico que tiene más de 100 kilómetros internos de galerías, de los que sólo un trocito es visitable, incluyendo la ermita-cueva de San Bernabé.

Ojo Guareña dispone de una Casa del Parque, o centro de interpretación, en el pueblo de Quintanilla del Rebollar (pop. 48), a unos 6 km. de las cuevas.

Para llegar allí desde Puentedey, seguimos camino por la carretera BU-V-5612, hasta las inmediaciones de Linares (854 m. snm). Allí nos desviamos a la izquierda por una pequeña carretera de montaña (que sospecho que debe ser intransitable en invierno), la BU-V-5626. La carretera va ascendiendo hasta los 942 metros de altitud. En la cima hay un amplio mirador (N 43,008807º O 3,637505º) desde el que se divisa todo el valle al norte de la zona.
Casa del Parque de Ojo Guareña, en Quintanilla
del Rebollar.
(JMBigas, Julio 2014)

La Casa del Parque de Ojo Guareña está ubicada en una casa de estilo indiano, que fue originalmente construida para ser destinada a escuela. Actualmente existe un amplio aparcamiento (N 43,056993º O 3,627580º), desde el que se recorre a pie un camino de un centenar de metros hasta la Casa del Parque. Ya era la una de la tarde, y en la Casa un chico muy amable nos informó de que todavía podíamos juntarnos a la última visita de la mañana a la ermita-cueva, prevista para las 13.30.

El acceso a la visita a las cuevas de Ojo Guareña, que culmina en la ermita-cueva de San Tirso y San Bernabé está a unos 6 km. de Quintanilla del Rebollar. Hay un par de pequeños aparcamientos (media docena de coches) en las cercanías, y hay que recorrer a pie el resto del camino (unos centenares de metros). Conseguimos llegar al aparcamiento (N 43,035627º O 3,665704º) a la una y veinte. A paso de carga llegamos al vestíbulo (con la taquilla) desde donde partió el pequeño grupo (media docena de personas en total) para la visita a las cuevas. Compramos un ticket (3,50€ por persona) y nos prestaron un casco de protección, obligatorio para la visita.
Iglesia de Santa Cecilia, en Espinosa de los Monteros.
(JMBigas, Julio 2014)

En la visita se recorren unos 400 metros del interior de las cuevas, que se inicia con un audiovisual de unos diez minutos y culmina en la llamada ermita-cueva de San Bernabé. Ese es el nombre común, aunque su nombre completo es de San Tirso y San Bernabé. La cueva se encuentra en la Merindad de Sotoscueva. En el interior de la pequeña ermita (ni allí ni en el recorrido por la cueva se permite tomar fotografías) se pueden ver pinturas (de los siglos XVIII y XIX) que describen los martirios y milagros de San Tirso. Se tiene noticia del uso de esa ermita excavada en la cueva desde la Edad Media.

Tras finalizar la visita y dedicar un tiempo a la pequeña explanada bajo las rocas y frente a la ermita, regresamos al aparcamiento cerca de las tres menos cuarto. Ya nos apretaba el hambre, y decidimos tomar el camino en dirección a Espinosa de los Monteros, con idea de parar a comer alguna cosa en el primer lugar que viéramos junto a la carretera, adecuado para ello.
Alcázar de los Velasco, en Medina de Pomar.
(JMBigas, Julio 2014)

Hicimos una parada fallida en un enclave muy bonito cerca de Quisicedo. Parecía un merendero muy bien preparado, pero solamente estaban por la labor de servir un menú del día cerrado, que nos pareció demasiada comida para nuestra intención de seguir ruta por la tarde, sin perder mucho tiempo ni dejar que nos venciera el sopor.

Seguimos hacia Espinosa de los Monteros (pop. 1.935). Esta localidad es, posiblemente, la población más importante al norte de las Merindades. Paramos en el centro del pueblo, junto a la Iglesia de Santa Cecilia. En la terraza de uno de los bares de la zona tomamos un tentempié en forma de un par de bocatines y un refresco.

Espinosa está muy cerca del límite con Cantabria. Y eso se manifiesta, por ejemplo, en el estilo típicamente montañés de muchos de los edificios residenciales del pueblo.

Después de comer, hicimos una breve incursión hacia el este, por el Valle de Mena. Aparte de la belleza del paisaje de ese valle, por el que discurre la carretera que une Burgos con Vizcaya (Balmaseda,...), los diversos pueblos son principalmente residenciales. Da la sensación de haber muchas segundas residencias, posiblemente de vizcaínos la mayor parte.
Interior del Museo Histórico de las Merindades,
en Medina de Pomar.
(JMBigas, Julio 2014)

Nos encaminamos a continuación hacia el sur, con siguiente etapa en Medina de Pomar (pop. 6.050). En este pueblo grande, casi una pequeña ciudad, hay varios edificios monumentales. Entre ellos destaca el Monasterio de Santa Clara, fundado en el año 1.313, y el llamado Alcázar de los (Fernández) Velasco o de los Condestables de Castilla, conocido popularmente como Las Torres, por las dos imponentes torres cuadradas almenadas que lo flanquean. La construcción del Alcázar también se inició en el siglo XIV.

El Alcázar alberga el Museo Histórico de Las Merindades, así como otros espacios públicos destinados, por ejemplo, a salas de exposición para artistas locales.

Fuimos hasta las verjas (cerradas a esa hora, algo más de las cinco y media de la tarde) del Monasterio, y luego aparcamos en las inmediaciones del Alcázar. A la entrada se encuentra la taquilla del Museo (3€ la entrada general). El interés de este Museo es limitado (se trata de un pequeño museo local). Pero en él se exponen piezas curiosas, recuperadas en diversos lugares de la zona, muchas veces asociadas a las labores cotidianas de sus habitantes (agrícolas, ganaderas, comerciales,...). En las diversas plantas se recrean también algunas escenas cotidianas de los nobles de la época, y también se pueden ver algunas esculturas o pinturas de artistas de la comarca.
Escultura moderna en el Museo Histórico de las
Merindades.
(JMBigas, Julio 2014)

Hay un ascensor que permite el acceso a todas las plantas, incluyendo la terraza. Desde ella, descubierta y expuesta, por tanto, a todas las inclemencias meteorológicas (ese miércoles de Julio, básicamente un Sol de justicia), se tienen vistas privilegiadas del pueblo de Medina de Pomar y sus alrededores.

A la salida del Museo ya eran casi las siete de la tarde. Teníamos tiempo solamente para una última etapa en la jornada, antes de la vuelta a Burgos y al hotel. Tuvimos que escoger, casi con una moneda al aire, entre las poblaciones históricas de Oña y Frías, en el sur de la comarca de Las Merindades.

Finalmente escogimos Frías (pop. 283). Frías es un pequeño pueblo, con un conjunto histórico que se encarama al Peñasco de La Muela, en cuya cumbre está el Castillo de Frías, que vigila todo el valle. Históricamente, Frías era el punto de cruce del río Ebro, en el camino desde Castilla hacia Cantabria.

Aparcamos el coche en alguna de las zonas habilitadas para ello en la zona baja del pueblo. Y ascendimos, a pie, por las viejas calles empinadas que conducen hasta el Castillo. Hicimos un alto en una de las muchas terracitas que jalonan el camino, para tomar una cervecita bien fría, que nos alivió de los sudores.
Castillo de Frías.
(JMBigas, Julio 2014)

A esa hora ya no se podía visitar el Castillo. Pero desde la explanada frente a él, en lo alto del Peñasco, hay unas excelentes vistas de todo el valle, incluyendo el río Ebro y el puente que lo cruza. Y en el otro extremo de la misma, se alza la Iglesia Parroquial de San Vicente Mártir y San Sebastián, recoleta pero excelentemente conservada.

Desde Frías emprendimos ya el regreso a Burgos capital, un trayecto de unas dos horas. En la primera parte, camino de Briviesca, cruzamos los maravillosos paisajes del Parque Natural de los Montes Obarenes, donde la carretera nos subió hasta algo más de los 1.000 metros de altitud, frente a la media de 600 metros snm de los pueblos del valle.

Acabamos llegando a Burgos pasadas las diez de la noche. El día siguiente, jueves, debíamos ya regresar a Madrid. Pero aprovecharíamos para visitar una parte de la zona vinícola de la Ribera del Duero.

Pero esa historia será ya objeto del último capítulo de este viaje.

Aparte de las imágenes que he seleccionado para ilustrar este artículo, podéis acceder a una completa colección de 71 fotografías de toda la Ruta, pinchando en la siguiente foto.

Ruta por las Merindades


También podéis ver este vídeo ilustrativo de la jornada.



JMBA

lunes, 10 de noviembre de 2014

La Baar-Ba-Coooa

A pesar de que ya estamos en pleno otoño, incluso muy fresquito a ratos (esta madrugada, en Madrid, mi termómetro registró tres graditos), este domingo, en Catalunya, se escenificó uno de los grandes éxitos del verano: La Barbacoa (del inefable Giorgie Dann).
Artur Mas, junto a Joana Ortega, vicepresidenta del Govern,
en la comparecencia tras el 9N.
(Fuente: elconrfidencial)

Una jornada de participación popular, progresivamente descafeinada por los sucesivos recursos al Tribunal Constitucional, convocó, como una gigantesca barbacoa campestre, a más de dos millones de ciudadanos en torno a miles de urnas de cartón.

La jornada, a pesar de todos los peros que se le puedan poner, fue un éxito en el haber de Artur Mas. Ha sabido resistir los sucesivos embates y ha sabido movilizar ampliamente a los ciudadanos con inquietud independentista en Catalunya.

Muchos andan reflexionando y hablando sobre los temas de legalidad o no, de si el Gobierno de Rajoy debía haber tomado otras medidas, etc. etc. Yo quiero pasar de puntillas sobre esos temas, para centrarme en lo que el aparente resultado pone de manifiesto.

Más de 1.800.000 ciudadanos (algo más del 80% de los votantes) depositaron una opinión inequívoca en favor de que Catalunya sea un nuevo estado independiente. Una cifra sin grandes sorpresas, ya que respondería al volumen de ciudadanos movilizados en la última Diada (la famosa "V" de votar, que invadió Barcelona). Parece lógico que hayan mantenido la movilización por lo menos hasta la jornada de participación de este domingo.

Los votos en otro sentido han sido residuales, como era de esperar, dado que nadie de cierto peso ha hecho campaña activa para ir a depositar en las urnas de cartón una opinión en ese sentido. Todas las fuerzas contrarias a la independencia se han centrado en discutir los aspectos legales de la consulta, y la han desprestigiado hasta un límite que ha desmoralizado por completo que los ciudadanos que sostienen esa opinión se hayan ni siquiera acercado a las urnas de cartón. No se han esforzado, para nada, en aportar argumentos ilusionantes para la regeneración (posible) de España.

Y, pese a todo, ha habido unos 100.000 votos con el NO a que Catalunya sea un estado, y más de 225.000 que han votado Sí-No, es decir, sí a que sea un estado, pero no a que sea independiente.

También ha habido un número significativo de votos irregulares (en blanco, con Sí en la primera pregunta y en blanco la segunda, o directamente nulos por diversos motivos). En total, algo más de 100.000 votos de estas características.

En conjunto, la jornada de participación ha movilizado, más o menos, a un 36% del censo potencial. El censo electoral oficial de Catalunya en las Elecciones Generales de 2011 fue de unos 5,4 millones de ciudadanos. Pero como para esta barbacoa se permitía la votación desde los 16 años, unas estimaciones del Instituto Nacional de Estadística apuntarían a un total de unos 6,3 millones de votantes potenciales.

Los 1,8 millones de votos positivos se corresponde, casi con exactitud, al respaldo electoral conseguido por los partidos más o menos independentistas en las últimas elecciones autonómicas.

Dada la muy escasa movilización de las opciones diferentes del Sí-Sí, la única cifra, desde mi punto de vista, con cierto valor de referencia son esos 1,8 millones de ciudadanos catalanes por la independencia. Algo menos del 30% de los votantes potenciales.

Nadie tiene ni idea de lo que opinan los ciudadanos que no se acercaron ayer a las urnas de cartón, seguro que por motivos muy diversos. Personalmente, creo que debe de haber un cierto número de contrarios a la independencia, una gran multitud de No Saben-No Contestan-Huirían si pudieran.

Muchos han asociado el auge del independentismo catalán con el de la fuerza anti-casta-política Podemos. Y me parece muy relevante esa asociación. Tengo la sensación de que hay en este momento, en España, muchos, si no muchísimos, ciudadanos que han perdido por completo la ilusión en el proyecto agotado, y agostado, de la España que se alumbró en 1978. Los tres años grises, si no directamente negros, que llevamos de Gobierno central con mayoría absoluta del PP, han acabado de destruir la poquita esperanza que iba quedando. Los tics sectarios del PP, la ola inacabable de corrupción y muchos otros elementos negativos que nos asaltan a diario, han provocado, a nivel estatal, que una fuerza como Podemos, con menos de un año de vida, se codee ya, al menos en las encuestas, con los que han sido los dos partidos preponderantes en la escena política española de las últimas décadas.

Catalunya, como nación con personalidad propia, algo negado persistentemente por los adalides del nacionalismo español, tiene, muy probablemente, en torno a un 15% de ciudadanos que son independentistas emocionales convencidos. Pero la crisis de ilusión en un proyecto esperanzador de España ha duplicado esa cifra, hasta alcanzar esos 1,8 millones de ciudadanos. Por supuesto, algunas fuerzas políticas han sabido nuclear a ese volumen de ciudadanos desilusionados, desmoralizados y desesperanzados en torno a la idea de una regeneración política por la vía de la independencia.

Un fenómeno, por cierto, extremadamente parecido a las causas que están provocando que Podemos pueda ser, en las próximas Elecciones Generales de 2015, la fuerza mayoritaria en el Congreso de los Diputados.

En este convulso contexto, PP y PSOE parecen encarnar a la Orquesta del Titanic, que sigue entonando la misma melodía de siempre, a pesar de que el iceberg ya ha abierto suficientes vías de agua como para enviar con rapidez al transatlántico al fondo del mar.

Conviene que nadie se extravíe en los detalles legales de la barbacoa catalana. La realidad que denotan los resultados, con todas las dudas que puedan generar las condiciones muy poco sólidas con que se celebró, ilustran el estado de ánimo de los ciudadanos. Estamos en un escenario similarmente dramático al que pasó España en 1898. La Regeneración en profundidad es ya mucho más que una necesidad apremiante y acuciante.

El proyecto de España que se alumbró en 1978 ha tenido un gran recorrido, pero hoy está agotado, y hay que dar, sin falta, nuevas vueltas de tuerca. Para conseguir, entre otras cosas, que nuestra democracia sea de mucha mayor calidad, homologable con los países más avanzados de Europa.

Los ciudadanos necesitamos recuperar la ilusión en un proyecto común. Los independentistas catalanes piensan que la necesaria regeneración tiene mejores posibilidades de éxito en el seno de un Estado de mucho menor tamaño y que se pueda empezar a construir como tal desde cero.

Para el resto, si los grandes partidos no reaccionan con prontitud, sólo nos quedará Podemos.

JMBA

viernes, 7 de noviembre de 2014

La Necesaria Transparencia

Ya estaba tardando. Se han filtrado datos que apuntan a que el Presidente de Extremadura podría haber pagado viajes (presuntamente privados) a Canarias y otros destinos, con fondos públicos.
José Antonio Monago, Presidente de la Junta de Extremadura.
(Fuente: ABC)

José Antonio Monago es un personaje que resulta incómodo para muchos, incluido el propio aparato del Partido Popular. De una parte, gobierna en Extremadura con la anuencia (abstención o lo que toque) de Izquierda Unida. De otra, se ha manifestado como un verso libre dentro del PP, clamando por la transparencia y la honestidad. Por eso hacen más daño estas filtraciones. Y resultan, por supuesto, dignas de toda sospecha de que se trate de iniciativas torticeras para debilitar a un rival incómodo.

Personalmente, creo que Monago no es un personaje corrupto y que, muy probablemente, esos viajes tienen, de una u otra forma, una cobertura legal y una explicación suficiente. Aunque abundan las dudas.

Este viernes, Monago ha ofrecido una rueda de prensa, seguida de las preguntas que han querido plantear los periodistas (lejos de las versiones plasma de Rajoy, dicho sea de paso). Básicamente ha venido a decir que todos sus viajes privados los ha pagado de su bolsillo, y que si a alguno le parecen muchos los viajes que ha realizado pagados con dineros públicos, a él mismo también le parece que han sido muchos, y su espalda se queja de ellas. Según afirma pero, según parece, no tiene muchas posibilidad de demostrar de forma fehaciente, todos ellos serían para trabajar, en uno u otro ámbito, en uno u otro sentido.

En principio, no tengo razón alguna para dudar de sus palabras.

Sin embargo, me inquieta profundamente saber que los gastos de viaje y representación de los cargos públicos no parece que estén controlados de ninguna forma. Me gustaría ver publicados en la web del Gobierno de Extremadura (o donde correspondiera) el detalle de todos los viajes, un titular para el motivo de los mismos y los gastos realizados y su justificación. Por lo dicho hoy por Monago, parece que no tendremos otra posibilidad que creer (o no) lo que con su mejor buena fe nos ha contado hoy.

Yo he trabajado durante casi treinta años en una compañía multinacional. Durante buena parte de esa época, dispuse de una tarjeta de crédito de empresa, para el pago de todo tipo de gastos, especialmente de los realizados por cuenta de la compañía. Todos los gastos se cargaban directamente en mi cuenta corriente personal, y yo podía recuperar los gastos de empresa tras justificarlos, dentro de las normas y límites fijados por la empresa, en las correspondientes Hojas de Gastos, aportando todos los justificantes, en su caso.

Esas Hojas de Gastos siempre tenían que ser validadas por el responsable jerárquico y por la Dirección Financiera. Seguro que un resumen de los mismos deben estar disponibles en algún sistema informático de la empresa, y los tickets de taxi, los billetes de tren o avión y las facturas de hotel estarán custodiados en algún almacén de documentación.

Me parece que esta forma de proceder es la correcta. Entre otras cosas, asume que nadie, dentro de la empresa, está por encima de las normas. Y hasta los gastos del Director General o el Presidente deben ser controlados y validados por el Director Financiero. Parece razonable que cualquier empresa, con ánimo de pervivir, implante normas de este tipo. Si no lo hiciera, podría caer en la red de cualquier pirata que gastara el dinero de la empresa como si no hubiera un mañana.

Siendo esto así, no entiendo por qué parece que la Administración Pública no es, ni con mucho, tan rigurosa en el control y registro de sus gastos. Que se realizan, además, con dinero público, es decir con NUESTRO dinero. Por lo que ha contado hoy Monago, no parece que pueda aportar justificaciones documentales de todos sus viajes, que son muchos, tanto por Extremadura como por Andalucía o, muy especialmente, Canarias. Aparte de los viajes a Madrid o a otras Comunidades Autónomas, por motivos diversos.

Da la sensación de que sólo nos queda confiar, o no, en la buena fe del mandatario. Insisto, Monago me inspira una cierta confianza. Aunque hoy se ha publicado que, por la época de los viajes, en Canarias vivía una mujer con la que Monago mantenía una cierta relación personal. La buena fe de los políticos es un activo tan frágil y en baja estima en la actualidad, que resulta totalmente insuficiente.

La única explicación que encuentro, me aterra. Da la sensación de que mucha gente en este país (Gobiernos de todas clases y ámbitos, para empezar; Parlamentos de todos los idiomas y así para adelante) se consideran a sí mismos por encima de las normas y, por ende, por encima de la propia Ley. Parece que el hecho de que exista un Presupuesto aprobado por el correspondiente Parlamento, para cubrir determinado tipo de gastos, ya sea suficiente para poderlo gastar con total impunidad y sin dar explicaciones a nadie.

Es imprescindible dar un paso decidido hacia adelante, por el camino de la transparencia y la publicidad. Supongo que algunos gastos puede que deban ser protegidos por el secreto. Pero todo Parlamento debe tener una reducida Comisión de Secretos Oficiales, que debe estar informada de todos ellos, aun asumiendo un compromiso de no revelación.

Me gustaría ver publicados los detalles de las Hojas de Gastos de todos los responsables y representantes políticos, y el detalle de cómo y en qué se ha gastado TODO el dinero que los ciudadanos hemos confiado a cualquier departamento público. Por supuesto, eso podría provocar alguna incomodidad. Pero las ventajas serían ampliamente mayores que los inconvenientes.

De ninguna forma los ciudadanos podemos seguir aceptando que nos pidan que creamos a pies juntillas en la buena fe de nuestros políticos. Tantos gángsters y gamberros se han colado en esas filas, que esa confianza ciega no se nos puede pedir en ningún caso.

Ya no basta que la mujer del César sea honrada. Además, debe parecerlo y poder demostrarlo.

En cualquier empresa existe una función que es el Control de Gestión, se llame como se llame. Su función es garantizar que todas las actividades con impacto económico se realizan con la necesaria justificación y/o autorización, y de acuerdo a las normas de obligado cumplimiento definidas por la política de gestión de la compañía. Es su obligación denunciar cualquier desvío de ese objetivo prioritario.

Me gustaría ver que en todas las Administraciones Públicas existan estos niveles de control y que se respeten. Y me aterra ver cómo los cargos electos se pasan por el forro (y, sobre todo, que puedan hacerlo), las opiniones y dictámenes de los correspondientes Interventores. Todos hemos visto en las películas americanas a los Departamentos de Asuntos Internos en los diversos Departamentos de Policía. Su misión (ingrata, quién lo duda) es ser moscas cojoneras en la persecución de aquellos que violan las normas. Y, de ninguna forma, pueden ser estómagos agradecidos que deban callar, básicamente por miedo, ante la más mínima indicación de cualquier responsable jerárquico.

Toda la estructura de Intervención de Cuentas en la Administración Pública debe estar protegida ante las desviaciones o caprichos de los responsables de las unidades que tienen como misión controlar. Pagar a una Intervención que no sea operativa y que deba acabar callando, es una doble traición a la transparencia a la que todos los ciudadanos tenemos derecho. Pagamos a controladores que no lo hacen.

El Gobierno lleva ya muchos meses hablando de la Transparencia. Pero tengo la sensación de que, sentados en el sillón del dentista y apretando los h..... del doctor, susurran: no nos haremos daño, verdad, doctor. La sensación de desánimo que nos inunda es la de que no quedan ya políticos que estén libres de pecado, como para tirar la primera piedra. Sólo aquellos que nunca han tocado poder, y a esos, como en la mili, la honradez simplemente se les supone.

Es posible que Monago sea un político honrado. Pero la parquedad de detalles que ha aportado en sus explicaciones juega en su contra. Sólo su credibilidad personal puede darnos, quizá, algo de tranquilidad. Frágil valor para merecer nuestra confianza. Si se confirmaran las últimas informaciones publicadas, quizá esté obligado a dimitir, por utilizar (de momento, presuntamente) recursos públicos para uso privado.

Luz y taquígrafos. Porque cuando el dinero, especialmente el público, que muchos parecen creer que no es de nadie, se mueve por rincones oscuros, nunca se tiene la seguridad de hacia dónde va.

Transparencia y publicidad absolutas en cómo se gastan los caudales públicos, YA.

Por favor.

JMBA

martes, 28 de octubre de 2014

La Maquinaria de la Corrupción

El ciudadano de este país, profundamente empobrecido por la crisis económica y los recortes del Gobierno, se ve expuesto a diario a nuevos episodios que se acaban revelando, que arrojan luz sobre toda clase de corrupciones.
Francisco Granados, que fue Consejero de la Comunidad de
Madrid, entre otros cargos, hoy detenido por
presunta corrupción.
(Fuente: cuatro)

Muchos de los gerifaltes de este país, mientras predicaban que la única solución era un mayor empobrecimiento del grueso de la población, se lo llevaban crudo con la otra mano, con tarjetas negras de gastos ocultos sin cargo, vendiendo su voto, o cobrando comisiones a cambio de favores políticos o torciendo decisiones en las adjudicaciones de diversas administraciones.

El problema es que da la sensación de que el Sistema, al margen de personajes más o menos desprovistos de escrúpulos, ha creado una maquinaria corrupta que ya funciona casi sola. Cuando alguien aparece por primera vez por un Ayuntamiento, Diputación o lo que sea, para asumir el papel de servidor del pueblo, da la sensación de que parte del briefing inicial debe ser hacerle consciente de cómo funciona la maquinaria corrupta en ella.

En ese ambiente, un político que pretenda mantenerse honesto se convierte rápidamente en un esquirol, un apestado, un indeseable para sus nuevos compañeros. En el escándalo de las tarjetas negras de Caja Madrid y Bankia, por ejemplo, hubo cuatro consejeros que nunca utilizaron esas tarjetas, pero tampoco las denunciaron.

Y una vez que los dineros se sumergen bajo la superficie, lejos de luz y taquígrafos, los caminos son ya inescrutables, tanto en dirección a las arcas B de los diversos partidos, como al bolsillo particular, léase cuentas sumergidas y ocultas en Andorra, Suiza, o donde sea.

El ciudadano tiene la sensación de que el único político que se mantiene honesto, y habrá muchos, por supuesto, es el que no tiene ocasión de corromperse. Hay miles de alcaldes y concejales por el país que sólo pueden manejar presupuestos mínimos, que no admiten merma alguna. Por los pequeños pueblos seguro que encontraríamos muchas personas que, sin cobrar ni siquiera un pequeño sueldo, dedican parte de su vida al servicio de sus conciudadanos. Tienen que tener envidia, a la vez que asco, de darse cuenta de lo precario de su propia situación.

Pero en cuanto empezamos a hablar de administraciones de mayor envergadura, con presupuestos más amplios, los contratos de obras y servicios ya admiten toda clase de juegos de manos, que son juegos de villanos. Los corruptores abundan (constructores, licitadores de servicios por concesión administrativa, etc.) y los políticos honestos, por lo que se está viendo, escasean.

Mientras muchos ciudadanos no saben cómo podrán asegurar la imprescindible comida a sus familias hasta fin de mes, y más allá, los políticos meten la mano en la caja y se lo llevan crudito.

Visto lo visto, ya no nos valen los argumentos de que los corruptos son casos aislados, la terminología preferida por el aparato de los partidos, para intentar esquivar el impacto de tanta basura. La corrupción existe al margen de los corruptos, que acaban siendo actores de un escenario que ya se les da hecho. La honestidad no sobrevive a este despliegue. Mirándose al espejo, reflexionan que no se puede ser el más tonto de la fiesta, ni más papista que el Papa. que si esto funciona así, pues adelante y a trincar como si no hubiera un mañana.

Los ciudadanos ya hemos superado la fase de identificar, detener, acusar y reprochar su comportamiento a corruptos individuales. La enfermedad es mucho más profunda que eso, que hay que seguir haciéndolo, por supuesto, pero ya no basta. Hay que desmontar las maquinarias corruptas que se han organizado en la mayoría de administraciones públicas. Hay que desmontar el Sistema, ya no queda otro remedio y no quedarán muchas más oportunidades.

Seguramente hay que cambiar la legislación penal, que está diseñada, como se ha dicho recientemente, con criterios del siglo XIX y pensando en el reproche a los robagallinas, para poder hacer frente como se debe a esta maquinaria de corrupción instalada con comodidad en los entresijos de la Administración.

Tenemos que ser capaces de desenmascarar a todos los corruptos, encarcelarlos y obligarles a devolver el dinero que han robado. Pero esto nunca será suficiente, si no somos capaces de desmontar la maquinaria que permite y facilita la corrupción. Si no lo hacemos, los corruptos encarcelados serán sustituidos por otros políticos que serán los nuevos beneficiarios de esa maquinaria que parece perpetuarse a sí misma.

Resulta indignante ver las reacciones tibias que están teniendo los aparatos de los partidos. Sólo se explica por la imposibilidad metafísica de morder la mano que les alimenta. La financiación de los partidos políticos es una asignatura pendiente que hay que resolver cuanto antes, segando la hierba bajo los pies a las oportunidades de nuevas corruptelas.

A estas alturas, ¿quién puede creerse que Rajoy no sabía nada de la contabilidad B de Bárcenas? ¿y quién, con criterio neutral, puede sostener la opinión de que él mismo no se haya beneficiado casi con seguridad de esos dineros negros? ¿y quién va a creer que Esperanza Aguirre, que fue Presidenta de la Comunidad de Madrid, no conozca a alcaldes significados de su Comunidad, hoy detenidos por sospecha de corrupción?. ¿Y quién podrá creer que Rubalcaba, o Pedro Sánchez hoy, desconozca las ramificaciones de la maquinaria de corrupción que se ha instalado en Andalucía, donde gobiernan desde hace casi tres décadas?.

Aunque hay que reconocer que Esperanza Aguirre, mucho más lista que otros políticos con más poder, salió a la palestra con prontitud para pedir disculpas y perdón por haber nombrado para diversos cargos de confianza a Francisco Granados, que todo parece indicar que es el cabecilla de una trama corrupta. Es una actitud que la honra, pero no es en absoluto suficiente.

Los ciudadanos ya no podemos seguir creyendo que este Sistema puede funcionar con total honradez, sólo cambiando las personas. Es imprescindible hacer una reforma en profundidad, una revolución. Ahí tiene Podemos su gran pozo electoral de votos. Parece que son los únicos que están, con cierta rotundidad, por esa labor. A pesar de algunos tics que pueden resultar negativos, o al menos inquietantes, para muchos votantes.

Si los partidos políticos tradicionales no saben reaccionar con rapidez y energía, están anticipando el final de un ciclo, una revolución que les va a enterrar en cal viva.

Es evidente que no todos los políticos son corruptos. Pero los ciudadanos tenemos la desagradable sensación de que todos los políticos que tienen la posibilidad, los que están cerca de la llave de una caja con abundantes dineros públicos, se acaban corrompiendo.

Esto hay que erradicarlo sin tardanza alguna. O no nos quedará más remedio que tomar la Bastilla.

JMBA

martes, 14 de octubre de 2014

Una Consulta "de costellada"

Tras una larga comparecencia ante la prensa esta mañana, Artur Mas ha clarificado algunos de los acontecimientos que han sucedido en las últimas horas en el seno de las diversas fuerzas políticas pro-consulta en Catalunya.

Por lo que parece, hay diferencias (todavía sin aclarar del todo, supongo que las diversas fuerzas se explicarán durante este martes), diferencias sobre la forma de afrontar los impedimentos a la consulta que han ido poniendo el Gobierno de España y el Tribunal Constitucional.
Artur Mas, en la rueda de prensa de esta mañana, en el
Palau de la Generalitat.
(Autor: Pere Tordera; Fuente: ara-cat)

Sospecho que ERC sería partidaria de una declaración unilateral de independencia (¿¿¿???), lo que no llevaría a ninguna parte más que a la desobediencia institucional, al choque de trenes por la misma vía y dentro del túnel.

De acuerdo a lo que ha comunicado Artur Mas, el próximo 9N habrá una votación en Catalunya, con colegios, mesas y papeletas, para responder a la pregunta que ya se conoce, la de los dos niveles (SíSí, SíNo o No). Sólo que no será la consulta definitiva. Y ha abierto la posibilidad de una posterior convocatoria de elecciones ordinarias anticipadas, que los partidos políticos podrían convertir en plebiscitarias o referendarias, a base de candidaturas únicas y programas consensuados.

Lo que queda para el 9N es, muy claramente, a mayor gloria de Artur Mas, que se empeña en cumplir, malamente, su promesa de conseguir que el 9N los catalanes puedan votar. Aunque sea en una pachanga impresentable, en una consulta de costellada.

No habrá censo electoral, sino que el registro de votantes se elaborará a partir de los ciudadanos validados (mayores de 16 años, residentes en Catalunya, básicamente) que se acerquen voluntariamente a las urnas para votar. Todo ello para evitar utilizar datos del Censo, lo que podría ser recurrido por cualquier ciudadano acogiéndose a la Ley Orgánica de Protección de Datos. Los catalanes que residan en otros lugares de España fuera de Catalunya, pero con Documento Nacional de Identidad con domicilio oficial en Catalunya, podrían acercarse a las urnas y votar.

En resumen, parece que podría haberse fracturado el consenso entre las diversas fuerzas políticas en Catalunya. Veremos de qué forma se sustantiva este hecho en las próximas horas y en los próximos días. Y Artur Mas ha tomado el camino de honrar su promesa de que los catalanes pudieran votar el 9N, aunque sea en una convocatoria de juguete.

Me voy a mojar. Si se llega a celebrar esa consulta (de participación ciudadana, como la llama Mas), el resultado no estará muy lejano del siguiente: Entre 1 y 1,5 millones de votantes, con un 90-95% de SíSí. Un resultado que nada significará y que no va a aclarar nada, más que la honrilla de haber votado el 9N.

Definitivamente, Artur Mas huye hacia adelante, anticipando un fundido a negro.

No creo que vaya a tener otra alternativa, como President de la Generalitat, que convocar unas elecciones autonómicas anticipadas, previsiblemente para antes de fin de año, que a él, personalmente, le barrerán de la esfera política.

La duda ahora es la de la posición que vayan a adoptar las diversas fuerzas políticas, los posibles (o improbables) acuerdos políticos que pudieran adoptar ante unas tales elecciones, y el apoyo real en las urnas legales que cada una de ellas pueda llegar a tener. En cualquier caso, tras ellas se iniciaría una nueva época política en Catalunya.

Supongo que Rajoy y el Gobierno de España harán lo posible para, también, impedir esa votación de juguete, pero es posible que no puedan hacerlo, porque esa convocatoria se esconde por debajo de la línea del horizonte, donde no alcanzan los obuses, sólo los morteros.

Parece una burla, si no fuera un esperpento. Tras todo lo que ya se ha sufrido, lo que queda es, casi como al principio, una mala broma, como cuando algunos ayuntamientos organizaron ya en su ámbito votaciones de este tipo, una consulta de costellada, de juguete, una votación de la Señorita Pepis. Incluso no me extrañaría que algunas de las fuerzas muy claramente pro-consulta y soberanistas acaben aconsejando a sus militantes y simpatizantes no participar en esta patochada.

Me temo que el tren soberanista ya le ha pasado por encima a Artur Mas. El problema, quizá, es que en los próximos tiempos no me extrañaría que muchos acaben (¿acabemos?) añorándole. Porque ver al frente de ese movimiento a gente como Carme Forcadell u Oriol Junqueras me pone los escasos pelitos que me quedan como escarpias.

Parece que el surrealismo político no conoce límites. Sería divertido si no fuera trágico.

JMBA